Los Premios Fray Luis de León rescatan la creación literaria en el mundo hispano

Luis Miguel Sánchez, Miguel Dueñas, Ricardo Vigueras y José A. Ramírez Lozano reciben este año el galardón

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, junto con los galardonados con los Premios Fray Luis de León
La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, junto con los galardonados con los Premios Fray Luis de León

La capital vallisoletana acogió la entrega de los Premios Fray Luis de León. Unos galardones que buscan impulsar la creación literaria en el mundo hispano, además de distinguir la creatividad y la belleza artística en todas las modalidades de la escritura. «Un referente indiscutible» en el panorama internacional, tal y como recalcó la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, quien indicó que es el «único en España que reconoce las cuatro modalidades adscritas a la escritura como son el ensayo, el teatro, la poesía y la narrativa». En este sentido, García Cirac, reivindicó el libro, y el compromiso de la Junta con la literatura impresa» ya que «debemos conservar el tesoro de nuestra lengua y hacer de ella un vehículo de comunicación».

El primer premio en categoría de teatro recayó en «Latidos» de Luis Miguel Sánchez Mota, una obra que lleva al espectador a mundos prohibidos y a relaciones familiares complejas entre padres e hijos. El segundo fue para «Aguantar la respiración», de Miguel Ángel González González, por su fuerza escénica y por su tratamiento de un asunto, como es el de la pena de muerte, presentado con total crudeza y verosimilitud.

En la categoría de narrativa, se impuso la obra «La crecida» de Miguel Dueñas, por una novela que crea una atmósfera de gran violencia física y simbólica, escrita con un estilo breve y sincopado». El segundo premio fue desistido por el autor José Luis Díaz Caballero.

En la modalidad de ensayo, el ganador fue Ricardo Vigueras por «Aquí es frontera de lobos», donde a través del mito y la fabulación de la literatura, el cine y el testimonio, muestra el día a día de una zona fronteriza como la que simboliza la ciudad mexicana de Juárez.

Por último, en el género de poesía, la obra galardonada fue «La sílaba de ónice» de José A. Ramírez Lozano, por lo que el jurado ha considerado una imaginación desbordante vertida en un verso que maneja de manera original la imagen, de raíz surrealista. La obra finalista fue «A veces» de Jorge de Arco, por su verdad poética, afincada en el mundo de las pérdidas, por la hondura de su expresión y el cuidado del lenguaje desde la intimidad del poeta hasta la sugerencia en la lectura, que abre ambos mundos al lector.