«Satisfacción» por la nueva norma del ibérico

Las dos principales reivindicaciones de Castilla y León «han sido atendidas» por el Ministerio

Después de algunos meses de incertidumbre, el esfuerzo y trabajo de Castilla y León ha dado sus frutos. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha presentado un borrador de la norma del ibérico que satisface a nuestra Comunidad. Así lo señaló la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, y destacó que el Gobierno de Mariano Rajoy ha atendido las dos principales reivindicaciones que se plantearon desde la Región.

En este sentido, explicó que el Ejecutivo autonómico propuso que en la denominación comercial no se podía incluir el porcentaje de factor racial por suponer un «menoscabo del producto», sobre todo cuando los nombres comerciales tienen más de 50 años de vida, informa Ical.

María Jesús Pascual informó de que el porcentaje de factor racial figurará en el mismo campo visual de la etiqueta, nunca en la parte trasera. Asimismo, indicó que «entendemos que esto contribuye a dar una mejor información al consumidor, algo a lo que nunca se ha opuesto la Junta. El Ministerio ha conjugado lo que es la información al consumidor y la clarificación de la norma con que no se produzca un perjuicio económico para el sector, algo que sí ocurría con la anterior norma tanto para el sector industrial como para el productor».

Tres años, «suficiente»

Sobre los periodos transitorios, la responsable del Gobierno regional subrayó que «nosotros habíamos pedido diez años, dado que así nos lo transmitió el sector, pero consideramos que tres años es tiempo suficiente para que las explotaciones de ibérico de cebo con vocación de continuidad se adapten a la nueva normativa y continúen siendo competitivos».

Además, la viceconsejera comentó que en algunos aspectos mas técnicos, como puede ser el peso de jamones y paletas una vez que están curados, se ha atendido en parte las alegaciones de la Junta. «Aunque nos hubiera gustado ver atendidas todas nuestras alegaciones, entendemos que la norma tiene que ser consensuada y recoger las aportaciones de todas las comunidades, por lo que una vez que hemos salvado los dos escollos más importantes para Castilla y León, el resto de las reivindicaciones consideramos que están recogidas en parte y consideramos que pueden ser asumibles por parte del sector», afirmó María Jesús.

En esta misma línea, el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, declaró que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha mostrado una «especial sensibilidad» con los intereses de Salamanca y Castilla y León, en el asunto del ibérico, por tratarse de un sector de gran relevancia en niveles de producción de cerdo y en elaboración de ibéricos.

También quiso agradecer la «implicación personal» del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera y de la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, en esta cuestión y se mostró «orgulloso» de que se haya conseguido una posición «unánime» en la región en la defensa de los intereses de la provincia.

«Infinitamente mejor»

Todo hace indicar que el nuevo borrador ha puesto en algo de acuerdo al PP y al PSOE. Y es que, el procurador socialista por Salamanca en las Cortes regionales, Juan Luis Cepa, se mostró «satisfecho» por la rectificación del Gobierno de España, ya que «comparado con lo que había, este borrador es infinitamente mejor» para los intereses de la provincia salmantina, así como de nuestra Comunidad.

Además, quiso dejar claro que «no se cubren todas las inquietudes ni las demandas del sector, pero hay que estar satisfechos atendiendo al punto de partida».

El alcalde de la localidad salmantina de Guijuelo, Julián Ramos, celebró que finalmente haya «imperado» el sentido común a la hora de elaborar la norma del ibérico, y aunque no quiso lanzar las «campanas al vuelo», por tratarse de un borrador, se mostró satisfecho con el documento presentado a las comunidades autónomas.

Iberaice, la organización que agrupa a más del 95 por ciento del sector en España, mostró su satisfacción, aunque consideró que «no deja completamente contento a todos».

Los productores de porcino ibérico resaltaron que se haya modificado algunas de las propuestas anteriores, «y que eran inaceptables para la industria», ya que «amenazaban con dejar fuera a la mayor parte de los operadores y aumentar la confusión en el consumidor».

Iberaice resalta que la nueva propuesta reduce las denominaciones de venta a tres: bellota, cebo de campo y cebo, y que el porcentaje racial deberá ponerse en la etiqueta, diferenciándose de la denominación de venta.

Voces que desconfían

No todo el mundo iba a estar de acuerdo. Hay algunas voces discordantes. La Denominación de Origen Guijuelo, así como la «Alianza por la Unidad del Campo», que forman UPA y COAG, han expresado desconfianza ante el proyecto, ya que «para este resultado no hubiera hecho falta enredar tanto».

El secretario regional de UPA, Julio López, aseguró que el ministro Arias Cañete «sigue metido en un jardín en el que entró él sólo y en el que enfrentó a tres autonomías». «Lo mejor es que se hubiera mantenido la legislación actual», concluyó.