MENÚ
martes 21 mayo 2019
08:54
Actualizado

Colau carga ahora contra el Govern por no construir seis residencias geriátricas

Barcelona tiene a más de 6.000 ancianos en lista de espera para tener plaza en una residencia pública.

Colau reclama las competencias para construir y gestionar residencias, hoy, en manos de una conselleria de ERC

  • Ada Colau reclama al Govern el traspaso de competencias para construir y gestionar residencias geriátricas
    Ada Colau reclama al Govern el traspaso de competencias para construir y gestionar residencias geriátricas
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de mayo de 2019. 16:06h

Comentada
Montse Espanyol Barcelona. 14/5/2019

La tensión entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña se remonta a los cimientos de la democracia. Jordi Pujol siempre temió el contrapoder que ejercía Pasqual Maragall como alcalde de una ciudad que junto a su área metropolitana concentra a la mitad de la población catalana. En 1987, cuando CiU obtuvo su primera mayoría absoluta se deshizo de la Corporación Metropolitana de Barcelona, nacida cuando el franquismo ya agonizaba, para que los socialistas, en aquellos tiempos amos y señores del área metropolitana, no le hicieran sombra. Cuando el tripartito relevó a Pujol en la Generalitat y las izquierdas gobernaban en todos lados –España, Cataluña y Barcelona–, la tensión entre ambos lados de la plaza Sant Jaume arreció. Tambien cuando Xavier Trias y Artur Mas coincidieron como alcalde de Barcelona y president de la Generalitat. Entonces, la oposición criticaba cierta complacencia del Ayuntamiento, que tenía las cuentas más saneadas, con la Generalitat, ahogada y empujada a recortar y recortar para ceñirse a la política de austeridad marcada por la Unión Europea. De esa época, aún queda una deuda de 41 millones de la Generalitat con el Ayuntamiento de Barcelona en concepto de guarderías municipales. Mas dejó de subvencionar las guarderías entre 2014 y 2017 pese a tener las competencias exclusivas en ello.

La cuestión es buscar un enemigo fuera de casa. Y Ada Colau, de nuevo con una Generalitat de otro color político lo tiene fácil. Ayer, culpaba al Govern del incremento de la inseguridad en Barcelona. “Desde 2009, la Generalitat no destina ningún mosso d’esquadra a Barcelona”, lamentaba.

Y hoy le ha reprochado que tiene seis residencias de ancianos pendientes de construir desde 2005. Sólo ha construido cuatro de las diez apalabradas. La alcaldesa de Barcelona se desplazó hasta el distrito de Sant Andreu, donde hay uno de los solares cedidos por el Ayuntamiento a la Generalitat en los que se debería construir una de las residencias de ancianos pendientes, para desgranar sus propuestas de atención a las personas mayores. A Colau le vino bien hablar de las residencias de ancianos que no se han construido para cargar con su principal contrincante esta contienda, según las encuestas, ERC. Como titular de la conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias es el responsable de construir las residencias. La alcaldesa se hizo acompañar de Laia Ortiz, que deja la política tras haber ocupado el cargo de teniente de alcalde de Derechos Sociales, para que hablara en primera persona de las reuniones entre Govern y Ayuntamiento para reactivar la construcción de equipamientos para ancianos. “Nos dieron un no por respuesta”, precisó Ortiz.

En Barcelona, viven más de 365.000 personas mayores de 65 años, 90.000 viven solas y más de 6.000 están en una lista de espera para tener plaza en una residencia pública.

Ante la falta de inactividad de la Generalitat, Colau reclama que se delegue al Ayuntamiento las competencias y los recursos relativos a las residencias de ancianos para poder construirlas “inmediatamente” y gestionarlas.

Denunció que con estos incumplimientos, la Generalitat se está ahorrando 29 millones de euros, mientras que al Ayuntamiento le supone un gasto de 11 millones. Este cálculo sale del coste de la atención domiciliaria a las personas que esperan plaza en una residencia.

Para atender a una población cada vez más envejecida, Colau promete incrementar 50 millones el presupuesto dedicado a programas de atención a mayores, un plan de choque contra la soledad de 50 millones más y mejorar el servicio de atención domiciliaria con la extensión del proyecto supermanzanas sociales que fomenta la ayuda entre vecinos.

Esta tarde, el candidato Manuel Valls presentará también sus propuestas para la tercera edad.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas