MENÚ
jueves 22 agosto 2019
04:10
Actualizado

Colau y Collboni sellan un acuerdo con el acento puesto en la seguridad

Albert Batlle, ex director de los Mossos, será el encargado de gestionar este área a propuesta de los socialistas

  • Ada Colau y Jaume Collboni, en el Ayuntamiento
    Ada Colau y Jaume Collboni, en el Ayuntamiento /

    EFE

Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de julio de 2019. 03:26h

Comentada
David J. Fernández .  Barcelona. 10/7/2019

Con discreción y sin apenas levantar la voz, la negociación por el gobierno de Barcelona culminó ayer con la puesta de largo del acuerdo entre BComú y PSC. La alcaldesa, Ada Colau, y el líder de los socialistas en la capital catalana, Jaume Collboni, escenificaron un acuerdo en el que las tenencias de alcaldía se han dividido al 50%. Así, los comunes se ocuparán de urbanismo, derechos sociales y cultura (por lo que controlarán el grueso del presupuesto); y los socialistas de la seguridad y las áreas de promoción económica. De hecho, por primera vez desde la llegada de Colau, se desliga el área de seguridad de la alcaldía.

Los dos socios de gobierno presentaron el acuerdo en una comparecencia solemne en la Galería Gótica del Ayuntamiento. Ada Colau destacó que es el gobierno «más amplio» de los tres últimos mandatos y lo definió como «un gobierno fuerte, equilibrado, cohesionado y que quiere ser estable». «Es un acuerdo valiente en unos tiempos en los que parece difícil pactar, con una agenda marcadamente progresista para formar un gobierno estable y coordinado de 18 concejales», subrayó la alcaldesa.

Collboni, por su parte, apuntó que «estamos convencidos de que hemos dado respuesta al mandato popular. Y lo hemos hecho con políticas que no estén subordinadas a nada que no sea la propia ciudad. Este acuerdo va a servir de bálsamo para la política catalana y también para la española», añadió. Tanto comunes como socialistas quisieron dejar atrás la ruptura del acuerdo de gobierno en 2017, tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución. De hecho, no ocultaron que tienen visiones diferentes sobre diversos temas, como la «cuestión nacional» y autonomía para tomar sus propias decisiones.

El PSC asume el lazo amarillo

El primer ejemplo lo tuvimos también ayer con el lazo amarillo que cuelga del balcón del Ayuntamiento que seguirá ahí con el beneplácito de Colau. No obstante, quisieron dejar claro que el pacto «está centrado solo en Barcelona». Jaume Collboni puso el tema del lazo como «buen ejemplo práctico» de cómo, a pesar de las diferencias entre los dos partidos, se puede mandar conjuntamente poniendo a Barcelona «por encima de todo».

El presidente del grupo municipal del PP en el consistorio, Josep Bou, recordó a Collboni que «tiene la obligación de retirar automáticamente el lazo amarillo porque no es representativo de la ciudad, es representativo de una parte, y menor, de los barceloneses». Por su parte, Luz Guilarte, presidenta del grupo municipal de Ciudadanos, indicó que el PSC debería retirar el lazo si quiere un «gobierno sin ideología», ya que este símbolo «excluye a la mayoría de ciudadanos de Barcelona».

Así las cosas, el nuevo gobierno tendrá seis tenencias de alcalde: Jaume Collboni, Primer teniente de alcalde de Economía, Trabajo, Competitividad y Hacienda; Janet Sanz, Segunda teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad; Laia Bonet, Tercera teniente de alcalde de Agenda 2030, Transición Digital, Deportes y Coordinación Territorial y Metropolitana; Laura Pérez, Cuarta teniente de alcalde de Derechos Sociales y Feminismo; Albert Batlle, ex director de los Mossos d’Esquadra, Quinto teniente de alcalde de Prevención y Seguridad; y Joan Subirats, Sexto teniente de alcalde de Cultura, Educación y Ciencia.

Últimas noticias