Banco Sabadell descarta la venta de su filial británica

La entidad da por cerrada la crisis de TBS y acaba el trimestre con un beneficio de 258 millones

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola

La entidad da por cerrada la crisis de TBS y acaba el trimestre con un beneficio de 258 millones

El Banco Sabadell da por cerrada la crisis de su filial británica TBS, le tocó asumir los costes extraordinarios para llevar a cabo la limpieza de su balance, y confía en que aporte el 20% de los beneficios del grupo en los próximos años. Así lo ha explicado el consejero delegado de la entidad Jaime Guardiola durante la presentación e resultados. El Banco Sabadell cerró el primer trimestre de este año con un beneficio de 258 millones de euros, lo que representa una caída del 0,4% respecto al mismo periodo de 2018. Es decir, prácticamente el mismo resultado que antes de los problemas con TBS.

Así las cosas, el grupo presidido por Josep Oliu incrementó un 1,4% en el negocio bancario en los tres primeros meses del año, mientras que el margen obtenido los cobro de intereses alcanzó los 901 millones de euros, un 1,2% menos que un año atrás, debido a la aplicación de un nuevo sistema contable. TSB aportó 7,3 millones a los resultados globales de la compañía, que según el banco, confirma la recuperación de la actividad comercial en el Reino Unido. La compra de TSB por parte del Sabadell estuvo marcada por un caótico cambio del sistema informático que provocó problemas a dos millones de clientes. Por ello, Guardiola ha ratificado que TSB seguirá formando parte del grupo. El foco, añadió, ahora está puesto, "sin discusión", en mejorar la rentabilidad y la eficiencia de la filial británica, lo que será posible, principalmente, gracias a la nueva plataforma tecnológica, que ha calificado "de primera categoría"y que permitirá notables sinergias de costes.

En cuanto a la evolución del crédito del conjunto del grupo, fue positiva, con un crecimiento del 3,4%, mientras que los recursos a clientes al cierre de marzo eran de casi 140.000 millones de euros -un 5% más -, 106.000 millones de los cuales correspondían al grupo sin incluir TSB.

Además, a raíz de la venta del 80% de la filial inmobiliaria Solvia el 24 de abril, el banco ha reforzado su posición de capital. En los primeros tres meses de este 2019, el Sabadell también rebajó el ratio de morosidad, que se quedó en el 4,1%. Así, el saldo de activos problemáticos alcanza los 8.186 millones de euros, de los que 6.383 millones son dudosos y 1.803 millones son activos adjudicados, una reducción trimestral de 93 millones.