MENÚ
miércoles 16 octubre 2019
01:07
Actualizado

Ada Colau sume a Barcelona en el "más absoluto caos"

El sindicato CSIF y la Guardia Urbana acusan a la alcaldesa de sumir a la Ciudad Condal en el "más absoluto caos" y denuncian que los ciudadanos se sienten inseguros

  • Así acabo el barrio barcelonés de Gracia tras las protestas por un desalojo
    Así acabo el barrio barcelonés de Gracia tras las protestas por un desalojo /

    Efe

Tiempo de lectura 4 min.

08 de mayo de 2019. 11:19h

Comentada
Maribel Casado 8/5/2019

Agresiones de manteros, palizas, puñaladas, peleas a machetazos en la vía pública, prostitución incontrolada, venta ilegal, guerras entre clanes de la droga... Así es la Barcelona de Ada Colau, la ciudad del caos, la ciudad sin ley.

En el último pleno del Ayuntamiento, representantes del sindicato CSIF mostraron su queja ante lo que consideran una pésima gestión. Gestión que ha llevado a la Ciudad Condal al "más absoluto caos". La Guardia Urbana de Barcelona (GUB) y el propio CSIF recuerdan que la alcaldesa entró a gobernar apoyándose en el polémico documental “Ciutat Morta”, donde se desacreditaba abiertamente a los agentes y precisamente eso es lo que ha hecho ella durante su mandato "dejar una ciudad muerta".

Representantes del CSIF y la Guardia Urbana de Barcelona en el último pleno
- Representantes del CSIF y la Guardia Urbana de Barcelona en el último pleno

La Guardia Urbana de Barcelona no quiere a Colau. ¿Los motivos? La alcaldesa ha ido retirando de forma sistemática el presupuesto para seguridad ciudadana, rebajando la plantilla en cien agentes. No sólo no ha convocado las plazas necesarias y de ampliación de plantilla sino que tampoco ha cubierto la totalidad de plazas por reposición del cuerpo. Una situación a la que hay que sumarla falta de inversión en material operativo e infraestructuras.

Y todo esto se produce en un momento en el que, tal y como denuncian desde el sindicato, los índices de criminalidad han aumentado alarmantemente. "En Barcelona se han instaurado el incivismo, los narcopisos, la ocupación, los manteros, la prostitución, la inmigración ilegal... y la Urbana no ha podido hacer nada", señalan.

Los ciudadanos se sienten inseguros mientras los agentes denuncian la falta de apoyo institucional, la falta de autoridad, la discriminación y la inseguridad jurídica en que les ha dejado la alcaldesa. Tanto es así, que desde CSIF creen que "será muy difícil volver a ser una ciudad puntera y segura como lo era Barcelona antes de Colau".

La última “hazaña” de la alcaldesa, apuntan desde el sindicato, es su negativa a admitir una directriz de Naciones Unidas sobre la readmisión de un agente de la Guardia Urbana y su pase a segunda actividad después de que el consistorio le obligara a jubilarse irregularmente por una discapacidad sobrevenida en el ejercicio de sus funciones. La ley ya obliga al Ayuntamiento a cumplir las directivas españolas, de la UE y de Naciones Unidas sobre el derecho de los trabajadores a pasar a una segunda actividad. Es más, los Mossos, Bomberos y otras policías locales catalanas ya la aplican. Sin embargo, desde CSIF dejan claro que el Ayuntamiento de Ada Colau no lo respeta, "como no ha respetado nada durante su oscura legislatura".

La Guardia Urbana se ve "superada"

No es la primera vez que los funcionarios públicos denuncian la dejadez de Ada Colau. Hace nueve meses, ya comunicaron que la falta de efectivos policiales provocaba que "la delincuencia y la indigencia" se apropiaran de Barcelona. Fuentes de la propia Guardia Urbana reconocían estar "superados" ante una situación que se agravaba "por la falta de refuerzos en aquellos servicios (venta ambulante, puntos antiterroristas, incivismo, aumento de la comisión de delitos graves, aumento de tráfico de drogas, etc.) que de manera ordinaria ya no se pueden cubrir".

Asimismo, apuntaban que la imagen que se da cara al turismo y la inseguridad que crea en los visitantes hacen de la ciudad un lugar inseguro. Es más, destacaban que "las calles del Puerto Olímpico, Ciutat Vella, el Gótico o el Raval se levantan cada mañana con excrementos y preservativos mientras los niños y sus padres intentan hacer una vida normal. La imagen de la ciudad es lamentable y el hedor insoportable". Y nueve meses después de estas denuncias, la situación sigue igual. Sobra decir que desde el CSIF han pedido en varias ocasiones la dimisión de Ada Colau por "desentenderse" de todo lo que a Seguridad Pública se refiere.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs