«Benvenuto Cellini», a través de la mirada de Terry Gilliam

El Gran Teatro del Liceo recupera la espectacular puesta en escena que el fundador de la mítica compañía británica Monty Phyton realiza de una de las óperas de Berlioz

El montaje firmado por el que fuera fundador de Monty Phyton estará en el Gran Teatro del Liceo por seis únicas funciones
El montaje firmado por el que fuera fundador de Monty Phyton estará en el Gran Teatro del Liceo por seis únicas funciones

Unas cien personas, entre solistas, acróbatas y coristas, ocuparán el escenario del Gran Teatro del Liceo entre el 8 y el 19 de noviembre para representar la ópera «Benvenuto Cellini», de Berlioz, en una producción de Terry Gilliam, fundador de la mítica compañía británica Monty Phyton. El teatro barcelonés, que programa por segunda vez «Benvenuto Cellini», ofrecerá seis únicas funciones de esta nueva producción, que fue presentada ayer.

«Benvenuto Cellini» es una ópera en dos actos compuesta por Hector Berlioz con un libreto de León de Wailly y Augusto Barbier, que se estrenó por primera vez en 1838 en París y de la que, entre 1977 y 1978, se ofrecieron tres representaciones en el Liceo.

Esta ópera cómica en dos actos se sitúa en Roma en el año 1532 y cuenta la historia de Benvenuto Cellini, escultor y orfebre italiano que se enfrenta con el escultor Fieramosca por un encargo del Papa Clemente VII y por el amor de Teresa, prometida de Fieramosca pero enamorada de Cellini. En medio de la agitación del carnaval romano, la ópera se centra en la figura de un hombre capaz de superar todo tipo de adversidades para crear su obra maestra, el Perseo con la cabeza de Medusa, que reproduce simbólicamente el esfuerzo sobrehumano del semidiós griego y que se ha convertido en una de las estatuas más famosas de la plaza Della Signoria en Florencia.

La obra llega al Liceo en una superproducción dirigida por Terry Gilliam, de la mano de Leah Hausman, codirectora y coreógrafa, en una dirección que ya ha podido verse con éxito en la English National Opera de Londres y en la Nederlandse Opera de Amsterdam. El director de la Orquesta Sinfónica del Liceo, Josep Pons, es el encargado de la dirección musical de esta ópera en la que suben al escenario 70 coristas.

En esta versión, Gilliam ha dibujado todos los decorados y se ha encargado, además, de la dirección de escenografía, conjuntamente con Aaron Mardsen. El papel del escultor será protagonizado por dos tenores, el americano John Osborn y el albanés Adrian Xhema, acompañados por Kathryn Lewek como Teresa, Maurizio Muraro como Balducci, Ashley Holland como Fieramosca, Eric Halfvarson como Papa y Annalisa Stroppa y la catalana Lidia Vinyes interpretando el papel de Ascanio.

Los responsables de la ópera coincidieron en subrayar las complicaciones de llevar a cabo este espectáculo ya que tuvieron que enfrentarse a una «partitura problemática, con dificultades musicales y escénicas por las singularidades de Berlioz».

El director musical Josep Pons insistió en la genialidad de Berlioz con sus «incorporaciones instrumentales fantásticas» remarcó que esta será una producción innovadora por el «carácter terrible del triángulo Berlioz-Cellini-Gilliam». El tenor John Osborn lamentó la ausencia de Gilliam durante los ensayos, «es un pecado que no esté aquí por tanto tiempo. Terry es un personaje muy loco, intenso e iracundo.