Convergència sitúa la consulta en la segunda mitad de 2014

CDC asegura que hay «una base sólida» para que el proceso soberanista triunfe

Mas visitó ayer la fábrica Francisco Oller de tapones de corcho para cava y champán
Mas visitó ayer la fábrica Francisco Oller de tapones de corcho para cava y champán

BARCELONA- Los cultivadores de la mayoría soberanista que trabajan en Convergència comienzan a acotar la fecha propicia para recoger su cosecha. Tras cinco meses recorriendo las comarcas catalanas para explicar que Cataluña es inviable como autonomía y que su supervivencia está condicionada a la consecución de un estado propio, Convergència se prestó ayer situar difusamente el momento idóneo para celebrar la consulta. Será en la segunda mitad de 2014 –previsiblemente en otoño– y será así porque ya habrá pasado el tiempo necesario para «ensanchar la mayoría social» favorable a la independencia y para crear las estructuras de estado imprescindibles. «Cuando acordamos el año 2014 con ERC no improvisamos», subrayó el secretario de Organización de CDC, Josep Rull.

El dirigente de Convergència consideró que para entonces el proceso habrá madurado suficiente como para tener garantizado el éxito, a pesar de que actualmente las encuestas no revelan una mayoría amplia partidaria de la secesión. En todo caso, Rull cree que los esfuerzos que está realizando su partido para evangelizar Cataluña con el mensaje soberanista están dando resultados. En los últimos cinco meses, dirigentes de CDC han recorrido todo el territorio para ofrecer un total de 256 conferencias, buena parte de las cuales se han centrado en el área metropolitana de Barcelona, donde se acumula la población que ve el proceso independentista con mayor recelo.

«Hemos podido percibir una posición de partida sólida de cara al proceso hacia la transición nacional», aseguró Rull, que consideró que uno de los mayores problemas que existe para llevar a buen puerto este viaje es resolver el «déficit de conocimiento de datos» que, a su entender, existe en el conjunto de Cataluña.

Los convergentes se dan hasta finales de año para tener perfilada tanto la fecha concreta de la consulta como la(s) pregunta(s) que se formularán en una votación que sigue levantando enormes interrogantes. ¿Podrá utilizarse el censo? ¿Habrá acuerdo con el Gobierno para convocar la consulta o el proceso va a acabar en un callejón sin salida?

Mientras no se aclara la respuesta a estas preguntas, Convergència prepara una convención nacional con el propósito de proponer unas bases económicas y sociales que sirvan para construir una Cataluña «libre y de plenitud nacional». «Queremos hacer una sacudida interna», explicó el senador Josep Lluis Cleries.

LAS FASES DEL PROCESO

1.- AÑO 2013

Puesta en marcha del proceso, creación de los órganos impulsores y definición de la pregunta y la fecha de la consulta

2.- PRIMER SEMESTRE 2014

Culminación de varias estructuras de estado (hacienda propia) y campaña para lograr una mayoría soberanista

3 .- SEGUNDO SEMESTRE 2014

Intento final para acordar la consulta con el Gobierno e intensificación de la campaña antes de convocar la consulta en otoño.