Actualidad

Cuando lo «freak» se hace cortometraje

El certamen de Cerdanyola arrancará el próximo día 11 con mayores premios

El certamen de Cerdanyola arrancará el próximo día 11 con mayores premios

Publicidad

El punto de partida es el test de Rorscharch, aquella técnica empleada por los psicoanalistas para poder evaluar la personalidad de quienes pasan por su consulta. Son imágenes que se prestan a varias lecturas por parte del espectador. Por eso, no es extraño que Rorscharch sea la imagen del cartel que anuncia la nueva edición de Fantosfreak, el Festival Internacional de Cortometrajes Fantásticos y/o «Freaks» que se celebra la semana próxima, entre el 11 y el 15 en Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

El evento llega a su décimo séptima edición con la presentación de 48 cortometrajes seleccionados entre los 277 recibidos procedentes de 31 países. Estos trabajos se proyectarán a razón de doce cada noche del festival. Y la oferta es de lo más variada porque se cuenta con títulos como «Supercool», el primera trabajo como director del conocido actor Hugo Silva, así como el ganador de la sección Oficial de la pasada edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges, «They will all die in Space». También se proyectará la película ganadora de Nuevas Visiones en Sitges, «Disco Inferno», protagonizado por Aitana Sánchez Gijón; así como el ganador al mejor cortometraje internacional del Toronto After Dark, «Vicious».

Hugo Stuven será uno de los nombres propios en el Parc del Turonet de Cerdanyola del Vallès. Será allí donde presentará «Anomalous», una película de terror que cuenta con un reparto encabezado por Lluís Homar, Christy Escobar, Edgar Fox y Julio Perillán. La cinta, primer largometraje de Stuven, contó con un presupuesto de 3,5 millones de euros, se rodó en Barcelona y Nueva York, y combina diferentes estilos narrativos.

Publicidad

El festival es una de las citas multitudinarias para los amantes del cine al aire libre en Cataluña. Las cifras así lo demuestran porque se suelen reunir unas 1.500 personas en lo que es, en palabras de Rafa Dengrà, director de Fantosfreak, «el único festival de España por su temática fantástica y “freak”».

Publicidad

Una de las novedades en la edición de este año es que para inscribirse en el festival debía abonarse una cuota simbólica de 2 euros. Según Degrà, esto obedece a que «el pasado año recibimos 1.130 cortos y eso sobrepasó técnicamente a la organización. Esta edición hemos querido poner un filtro para apaciguar el recibimiento masivo de cortometrajes, y así poder dar el mejor trato posible a los trabajos que nos llegan. El resultado ha sido perfecto, porque hemos podido hacer una selección de mucha calidad».

Estos 2 euros han permitido poder incrementar la dotación económica de los premios: 1.000 euros para el ganador, 500 para el segundo premio y 300 para el tercero, al igual que el premio del público y el Premio Garmanbozia (más «freak»), ambosde 300 euros.

La repercusión de Fantosfreak es tal que el alcalde de Cerdanyola, Carles Escolà, dijo ayer que para el próximo año se analizará el impacto económico que supone el festival para la población.