El Ayuntamiento ordena el cierre de 388 pisos turísticos y precinta otros 16

Los expedientes sancionadores podrían elevarse hasta el millar ya que hay 600 apartamentos investigados más

Imágen de las protestas contra los pisos turísticos en Barcelona
Imágen de las protestas contra los pisos turísticos en Barcelona

Los expedientes sancionadores podrían elevarse hasta el millar ya que hay 600 apartamentos investigados más

El Ayuntamiento de Barcelona, con Ada Colau al frente, se ha marcado como uno de sus grandes objetivos devolver la normalidad a los barrios azotados por el turismo. Una declaración de buenas intenciones que el tiempo determinará su eficacia. Por ahora, el Ayuntamiento ordenó en 2015 el cese de actividad de 388 viviendas de uso turístico ilegales, de las que precintó 16 y tramitó el precinto de otras 17, según explicó ayer la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz. Los expedientes sancionadores, sin embargo, podrían elevarse hasta el millar ya que se están investigando otros 600 inmuebles.

En total, el Centro de Recepción de Llamadas del Ayuntamiento atendió a más de 3.000 quejas ciudadanas relacionadas con poco más de 2.400 pisos. A partir de estas quejas, se abrieron 226 expedientes sancionadores a pisos que, a pesar de tener licencia, hicieron caso omiso de los requerimientos. Por ello, la concejala hizo especial hincapié en la utilidad de las quejas vecinales. Sanz subrayó también que se están revisando las licencias de 400 pisos en las que no coincide el titular del permiso con el del propietario del piso.

La teniente de alcalde afirmó que durante el próximo año el gobierno municipal quiere impulsar nuevas medidas como aumentar el número de personas que realizan las inspecciones ya que actualmente son 69 y «son muy pocos» para llevar a cabo estas tareas. Sanz explicó que su intención es ser «proactivos en la detección de la actividad ilegal», atender las demandas y hacer una búsqueda activa para luchar contra la ilegalidad, como se ha hecho en la Barceloneta.

Además, el Ayuntamiento quiere impulsar cambios en la legislación actual y por ello Sanz señaló que quieren reunirse con el representante del nuevo gobierno de la Generalitat y «explorar toda la capacidad normativa del Ayuntamiento» para potenciar las herramientas inspectoras y sancionadoras. En este sentido, Janet Sanz subrayó que tendrán «tolerancia cero» en la oferta ilegal de estas viviendas y que serán «inflexibles para garantizar el descanso de los vecinos».

Sobre la detección de la oferta ilegal de alojamientos turísticos a través de Internet, Janet Sanz ha explicado que el Ayuntamiento ha enviado requerimientos a 22 plataformas digitales que publicitan apartamentos turísticos sin indicar el número de inscripción en el Registro de Turismo de Cataluña (RTC) o que no cumplen las obligaciones establecidas por la Ley de Turismo de Cataluña.

El portavoz-adjunto del PP municipal, Javier Mulleras, pidió «un plan de inspección real de los apartamentos turísticos, que como mínimo duplique el número de inspectores, tal y como se había comprometido el anterior gobierno municipal». A su juicio, «Colau solo ha aumentado la plantilla de inspectores un 15%», cuando, «como mínimo debería haber aumentado un 100%, pasando de 60 a 120 inspectores, tal como estaba establecido hace más de un año».