MENÚ
lunes 22 julio 2019
03:07
Actualizado

«El libro es lo que más resiste a la revolución cultural»

El Foro Edita arrancó el miércoles en Barcelona de la mano del editor Carlo Feltrinelli

  • Feltrinelli durante la inauguración del Foro Edita
    Feltrinelli durante la inauguración del Foro Edita /

    Miquel González/Shooting

Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

03 de julio de 2019. 21:31h

Comentada
Víctor Fernández.  Barcelona. 3/7/2019

Barcelona vuelve a remarcar su capitalidad editorial, como viene siendo habitual en los últimos años, gracias a las jornadas que organiza Gremio de Editores de Cataluña y la Barcelona School of Management de la Universitat Pompeu Fabra. Bajo la dirección Patrici Tixis, Javier Aparicio y Sergio Vila-Sanjuán, este punto de encuentro para editores y profesionales del libro llega a su cuarta edición con un acto inaugural que contó con la intervención de Carlo Feltrinelli, presidente del Gruppo Feltrinelli.

En su intervención, el editor italiano habló de las tendencias internacionales, así como de las nuevas dinámicas de mercado del mercado internacional. Todo ello fijado en la última década, un periodo que Feltrinelli definió como «una época de gran tsunami o, en el mejor de los casos, un mundo muy cambiante, cuyas dinámicas resultan difícil de definir».

Ante un auditorio lleno, Feltrinelli habló sobre su oficio, el de editar libros, así como de los retos de futuro en un tiempo de transformaciones digitales, cuando se está desmaterializando el mercado y cambian las costumbres de los lectores. «No es un momento fácil para ser editores, especialmente para aquellos que han entendido esta profesión como algo profundamente vinculado a una idea utópica de progreso», apuntó Feltrinelli. En este sentido, recordó que el disfrute de la lectura está cayendo, «incluso en países con mercados tradicionalmente fuertes como Alemania y Francia». Asimismo recordó lo dicho recientemente por su homólogo francés Antonine Gallimard quien recientemente declaró que «se tiene la sensación de que el libro está perdiendo su papel».

Pese a que la situación no parece la mejor para el sector, el editor italiano se mostró optimista. «Estoy convencido de que el libro no ha perdido su función, que sigue manteniendo un papel importante tanto en la formación como en el disfrute de segmentos más o menos constantes de población y que sigue siendo el vehículo que hace posible la continuidad cultural», expuso. A ello añadió que también el libro «ha demostrado ser un objeto que resiste dentro de la revolución que está teniendo lugar en los medios de comunicación, sigue siendo un mecanismo de intermediación». Eso sí, cada título publicado y que llega al lector tiene la virtud de que se cualifica «por ser un producto de un determinado autor y al mismo tiempo el autor es cualificado por el determinado editor que lo publica».

Feltrinelli apostó por el diálogo y la colaboración para proteger al sector editorial. En él deben participar desde los grandes jugadores de la red, los grandes protagonistas de los movimientos sociales, productores de series de televisión o el mundo del comercio on line. «El libro puede mantener una centralidad propia y construir su propio futuro. Todo depende no ya del destino, sino de la inteligencia, de la clarividencia y de la fantasía que ponga en la industria editorial», apuntó en la conferencia inaugural de Edita.

El Gruppo Feltrinelli es en la actualidad propietario de la Editorial Anagrama, sello que en este año conmemora su medio siglo de existencia. Por esta razón, Carlo Feltrinelli no quiso desaprovechar la ocasión para hacer un especial reconocimiento a Jorge Herralde y su labor infatigable al frente de Anagrama.

También, a la manera de conclusión, reivindicó la lectura de un libro como «una acción revolucionaria porque presupone tiempo para uno mismo». Igualmente homenajeó a las librerías como «un lugar necesario, y el mejor posible, para permitir una mirada a lo contemporáneo».

Últimas noticias