El PP impugna los presupuestos de Mas por prever dinero para la consulta

Millo alegó que los catalanes deben tener la seguridad de que se dedican sus impuestos a los servicios y no a fines contrarios a la Constitución
Millo alegó que los catalanes deben tener la seguridad de que se dedican sus impuestos a los servicios y no a fines contrarios a la Constitución

Los presupuestos no se aprobarán mañana en el último pleno del año, tal y como estaba previsto en el calendario, porque el PP ha paralizado su votación. Tras sopesar los pros y los contras, los de Alicia Sánchez-Camacho decidieron ayer impugnar los presupuestos de Artur Mas para 2014 ante el Consejo de Garantías Estatutarias. Alegan que las cuentas que CiU ha pactado con ERC incluyen apartados que vulneran el Estatut y la Constitución. El más flamante, la partida de al menos 5,75 millones de euros para financiar la consulta soberanista. Además de los presupuestos, el PP también ha impugnado la Ley de Acompañamiento, que incluía nuevas tasas, como la recuperación del polémico impuesto de sucesiones.

«Poco recorrido»

El informe que ahora tendrá que redactar el Consejo de Garantías Estatutarias no es vinculante. El mismo ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitió desde Madrid que ve «poco recorrido» a la iniciativa de sus compañeros del PP catalán. Sin embargo, la decisión de los populares fastidia sobremanera al gobierno catalán, que no esperaba que el PP cumpliera con su amenaza.

Horas antes de que se hiciera efectiva la denuncia, el conseller de la Presidència, Francesc Homs, argumentaba que veía incomprensible que el PP diera el paso, porque el Govern se ha asegurado de que los presupuestos cumplan la ley escrupulosamente y no incluyan ninguna cuestión que genere dudas legales. Además, alegó que se trata de una ley que afecta directamente a los ciudadanos.

Sin ir más lejos, de haberse aprobado mañana los presupuestos, a partir del 1 de enero se habría aplicado una modificación del Código de Consumo para luchar contra la pobreza energética, que evita que se corte el suministro en pleno invierno a familias con pocos recursos económicos. El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, advirtió que la decisión del PP «perjudica» el cumplimiento del objetivo de déficit en 2014, fijado en el 1 por ciento del PIB, pues los presupuestos entrarán en vigor con retraso. Mas-Colell calcula que el Govern dejará de recaudar más de 5 millones de euros. Acusó al PP de «obstruccionista» y le reprochó que su iniciativa «no sirve para nada, excepto para crear nerviosismo», porque «esto tiene el recorrido de molestar unas semanas y poner las cosas más difíciles», opinión que comparte con el PSC.

El portavoz de los socialistas catalanes en el Parlament, Maurici Lucena, rechazó la invitación del PP para sumarse al recurso. Acusó a los populares de «obstruccionismo y filibuterismo» y les reprochó que sólo tienen ganas de fastidiar.

Además de la partida de 5,75 millones para «procesos electorales y consultas populares», el PP cuestiona la legalidad del capítulo de los 2.300 millones en ingresos donde no se justifican qué privatizaciones o ventas se harán.