MENÚ
domingo 13 octubre 2019
20:24
Actualizado

El soberanismo recibe con recelo la propuesta de primarias universales

El PDeCat y la CUP prefieren continuar con sus propios procesos internos. ERC mantiene a Alfred Bosch como candidato y solo Demòcrates, la escisión independentista de Unió, ve con buenos ojos la alternativa

  • El filósofo independentista Jordi Graupera propuso realizar unas primarias universales entre todo el mundo independentista para arrebatar la alcaldía a Colau
    El filósofo independentista Jordi Graupera propuso realizar unas primarias universales entre todo el mundo independentista para arrebatar la alcaldía a Colau
Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

22 de marzo de 2018. 08:09h

Comentada
Barcelona. 22/3/2018

La presentación en la sociedad política catalana del filósofo independentista Jordi Graupera fue recibida con tibieza y cierto recelo por parte de los partidos soberanistas tradicionales. Graupera anunció su intención de presentarse como candidato a las elecciones municipales de Barcelona sin ninguna sigla detrás. Es decir, organizar una suerte de primarias universales entre todo el espectro independentista. O lo que es lo mismo, dar la puntilla a los aparatos de ERC y el PDeCat. No en vano, hay quien ve la mano del ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, detrás de la operación. Un día después de la conferencia de Graupera, sólo Demòcrates de Catalunyaa, la escisión independentista de la extinta Unió, ve con buenos ojos la propuesta.

Varios representantes de esta plataforma estuvieron presentes en las primeras filas de la conferencia de Jordi Graupera. En Twitter, su portavoz Antoni Castellà dijo que someterá a votación de la militancia incorporarse a este proceso. El concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, del mismo partido, calificó de «propuesta refrescante» las primarias que plantea Graupera. El líder municipal del PDeCat, Xavier Trias, a quien Graupera explicó por Skype su propuesta, descartó que su partido participe en estas primarias abiertas, a pesar de compartir la necesidad de una lista amplia al estilo de Junts per Catalunya . «Un error histórico sería que un sector se rompa en pedazos, cuando lo que tenemos que intentar es la máxima colaboración», señaló Trias, que lamentó, además, que Graupera no quiera tener en cuenta los partidos.

Sin embargo, uno de los dos precandidatos a las primarias del PDeCat, Carles Agustí, fue una de las caras del partido en la conferencia del martes pasado. En un tuit, Agustí -que se mostró partidario de una lista unitària- dijo que acudió a escuchar «porque hacer política es escuchar». La otra aspirante, Neus Munté, a estas primarias apuntó que a la propuesta de Graupera «le falta contenido».

Quien de momento no ha querido hacer ninguna valoración es ERC, el partido que se vería más afectado en caso de repetirse el esquema del Parlament. Es decir, que Graupera, como Puigdemont, se presentase con una marca parecida a Junts per Cataluña y les arrancase la victoria sobre la campana. La formación tiene por ahora la mirada puesta en la conferencia «La Barcelona que queremos» que el candidato ya proclamado, Alfred Bosch, realizará el 12 de abril. Desde la CUP, Eulàlia Reguant apuntó que la propuesta de Graupera «no encaja en el que la CUP entiende que debe hacer una candidatura municipalista». Reguant añadió que «para construir República no hace falta homogeneizar proyectos».

Últimas noticias