MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
17:12
Actualizado
  • 1

El tabaco causa una de cada seis defunciones en Cataluña: mata a una persona cada hora

El tabaquismo cae a mínimos históricos, aunque siguen fumando 1,5 millones de catalanes, 1 de cada 4

  • El 90 por ciento de los fumadores está de acuerdo en que no se debería fumar en los vehículos privados
    El 90 por ciento de los fumadores está de acuerdo en que no se debería fumar en los vehículos privados

Tiempo de lectura 4 min.

29 de mayo de 2018. 08:00h

Comentada
Montse Espanyol - .  29/5/2018

Es impensable que Selena Gómez, Cristiano Ronaldo o Ariana Grande, los famosos con más seguidores en Instagram del mundo, cuelguen una foto con un cigarro entre los dedos. Pero más impensable es que de haber existido Instagram hace 75 años James Dean, Ava Gadner o Humphrey Bogart no salieran fumando en su galería de fotos. En este tiempo se ha demostrado que el tabaco mata. Y los pitillos ya no están asociados a una imagen glamurosa o de rebelde sin causa, sino a una cajetilla que avisa de que «fumar provoca cáncer de boca y garganta». También de pulmón y cardiopatías. De las 27 personas que cada día mueren en Cataluña por culpa del tabaco, «siete lo hacen por una enfermedad cardiovascular», avisó ayer el secretario de Salud Pública, Joan Guix, durante la presentación de la Semana sin Humo, que se celebra desde el pasado viernes, hasta el próximo jueves, Día Mundial contra el Tabaco.

Este año, la campaña está dedicada a las cardiopatías. «Es muy buena idea dejar de fumar, porque reduce tres veces el riesgo de sufrir un infarto de miocardio y a los quince días, el cuerpo ya nota una mejora», insistió Guix. «Fumar hace que las arterias acumulen grasa y pierdan elasticidad y esto triplica el riesgo de infarto o angina de pecho», explica.

En diez años, desde que entró en vigor la ley antitabaco, que prohibe fumar en espacios públicos cerrados, los ingresos hospitalarios por infarto han caído cerca de un 11 por ciento. «Y los de asma bronquial un 29 por ciento», añadió la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas.

Pese a que estas cifras tienen más de buena noticia que de mala y a que el consumo de tabaco ha caído a un mínimo histórico –fuma el 24 por ciento de los catalanes cuando en 1990 lo hacía el 33 por ciento–, fumar sigue matando a una persona cada hora en Cataluña. El tabaco sigue siendo uno de los principales problemas de salud pública. Un millón y medio de catalanes fuma y esto se traduce en 10.000 muertes anuales por esta causa.

Se fuma entre los 25 y 34 años

Los jóvenes de entre 25 y 34 años son los que más fuman. El perfil del fumador es un hombre con un nivel de estudios primario o sin estudios. Fuma más la clase baja que las personas con más poder adquisitivo. En cambio, el consumo diario de tabaco entre los escolares de 14 a 18 años se ha reducido a la mitad entre 2004 y 2016, del 20 a un 9,2 por ciento.

La venta de cigarrillos también se ha disminuido más de la mitad. En 2005, se vendieron 888 millones de paquetes de tabaco y en 2017, 415 millones. Aunque Cabezas no quiso tocar campanas, tras años alertando a las mujeres de que fumar perjudica seriamente su salud, el consumo de tabaco entre este género ha bajado del 21 al 18,5 por ciento. Cabezas no quiso aplaudir la noticia, porque por culpa del tabaco, la primera causa de muerte entre las mujeres de Barcelona por primera vez en 2017 fue el cáncer de pulmón.

En cambio, después de una tendencia progresiva a las baja del consumo de tabaco entre los hombres, del 32 por ciento en 2013 al 29 por ciento en 2016, el año pasado la cifra alcanzó el 29,7 por ciento. En 2017 dejaron de fumar 66.000 personas y para animar a más gente, se estudian medidas como prohibir fumar en lugares públicos al aire libre como estadios o piscinas.

Últimas noticias