MENÚ
sábado 15 diciembre 2018
23:28
Actualizado

El Vall d’Hebron estrena un parque de atenciones para los niños con cáncer

Este nuevo espacio, financiado en su totalidad por donaciones privadas, triplica los puntos de tratamiento y dispone de la tecnología más avanzada

  • El nuevo espacio para el tratamiento de los niños con cáncer del Vall d’Hebron está diseñado para hacer más llevadera la estancia ambulatoria
    El nuevo espacio para el tratamiento de los niños con cáncer del Vall d’Hebron está diseñado para hacer más llevadera la estancia ambulatoria

Tiempo de lectura 2 min.

15 de julio de 2015. 14:48h

Comentada
15/7/2015

ETIQUETAS

«Uno de los niños ha dicho que no parece un hospital y es con lo que me quedo». Esta declaración del jefe del Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Vall d’Hebron, Josep Sánchez de Toledo, describe a la perfección el espíritu con el que diferentes entidades privadas reunieron los fondos necesarios para levantar un nuevo espacio de atención ambulatoria para los niños con cáncer.

La campaña realizada durante cuatro años por la fundación Small –e impulsada también por la Fundación Joan Ribas, la Obra Social “la Caixa” y la Fundación Vila Casas–, obtuvo los avales e ingresos necesarios (1, 6 millones de euros) para ampliar las instalaciones del hospital maternoinfantil del Vall d’Hebron dedicado a los tratamientos oncológicos de los más pequeños y convertirlas en un espacio más confortable y divertido .

El resultado ha sido un «Parque de Atenciones» de 500 metros cuadrados que permiten triplicar la capacidad de tratamientos. Los doce puntos de atención, las cuatro consultas, la unidad de ensayos clínicos, la sala de exploraciones y el espacio dedicado al ingreso de los niños más débiles que lo componen, están diseñados de tal manera que consiguen alejar a los pequeños de la realidad propia de un hospital. Se trata de un entorno donde desconectar, descansar, respirar y jugar, dividido en diferentes mundos: zonas de picnic, espacios naturales con bosques y un mundo urbano, más futurista. Además, en la zona de atención médica se ha recreado el espacio y en los boxes de tratamiento, un taller de coches.

Para Nacho y Patricia, impulsores de la fundación Small, este nuevo espacio es una manera de devolver a la sociedad y a la sanidad pública toda la dedicación que pusieron para que su hijo Pau no sólo saliese victorioso del cáncer, sino para que recordase una estancia hospitalaria lo menos dura posible. «Hoy es un día muy feliz para nosotros», declaró Nacho ante los medios y las familias congregadas en este Parque de Atenciones, que ayer pudieron ver por primera vez.

Últimas noticias