MENÚ
martes 23 octubre 2018
23:24
Actualizado
  • 1

Jim Thompson, un genio rescatado

Robert Polito habla de la biografía que ha dedicado al gran novelista

  • «Los timadores» supuso la recuperación de Jim Thompson después de años de silencio. El éxito de la cinta de Fears provocó que volviera el interés hacia la obra del gran novelista
    «Los timadores» supuso la recuperación de Jim Thompson después de años de silencio. El éxito de la cinta de Fears provocó que volviera el interés hacia la obra del gran novelista

Tiempo de lectura 4 min.

11 de febrero de 2018. 10:05h

Comentada
Víctor Fernández Barcelona. 11/2/2018

Probablemente a muchos de ustedes no conozcan a Jim Thompson, pero en alguna ocasión se han topado con su obra de manera involuntaria. Thompson es el padre de la novela literaria negra por excelencia, es el renovador de un género que se vendía en edición de bolsillo en colecciones populares. Forma, junto con Hammett, Chandler y Cain, el grupo perfecto de un tipo de literatura que ahora tiene en James Ellroy al indiscutible maestro. Thompson dejó huella, una huella que se extiende más allá de las novelas hasta el punto de convertirse en el guionista de dos de los títulos más recordados de Stanley Kubrick: «Atraco perfecto» y «Senderos de gloria». Su legado se ha extendido incluso hasta el Quentin Tarantino de «Pulp Fiction» donde el realizador reivindicaba la literatura «pulp» que convirtió Thompson en un arte. Cuando concluyó «Pulp Fiction», Tarantino estudió la posibilidad de adaptar para la gran pantalla «El asesino dentro de mí», uno de los títulos más celebrados del escritor.

Estos días, coincidiendo con la celebración de BCNegra, ha pasado por Barcelona Robert Polito, el autor de «Arte salvaje. Una biografía de Jim Thompson», la más completa biografía de Jim Thompson. Para Polito, quien anteriormente se había movido entre los horizontes poéticos de Lord Byron y James Merrill, la travesía a la búsqueda de su biografiado no ha sido fácil, especialmente porque éste siempre tuvo el convencimiento de que era un genio secreto no reconocido. Pese a todo, como recuerda Polito en conversación con este diario, el novelista fue previsor y muy pocos días antes de su muerte el 7 de abril de 1977, «dio instrucciones muy precisas a su mujer para que lo conservara todo: sus novelas, sus manuscritos, sus documentos y sus copyrights. “Espera y verás. En unos diez años, después de mi muerte, me haré famoso”, le dijo a ella». Y así fue. El reconocimiento vino muy tarde para que lo pudiera ver. Sin embargo, «él sabía que había hecho algo extraordinario. Eso es algo muy característico de Jim Thompson», como matiza Robert Polito.

La vida del escritor no fue fácil, con un padre llamado James Sherman Thompson con una peculiar andadura como sheriff corrupto. “Su padre está en todas partes, en cada una de sus novelas, como en “La sangre de los King” o “El asesino dentro de mí”. No está claro cuánto sabía el niño Jim Thompson sobre lo que hacía sobre su padre, pero es evidente que algo conocía de todo eso porque queda reflejado en sus libros», comenta Polito, recordando que será el modelo de sheriff en muchas de sus novelas, alguien que viste «con una máscara genial. Su padre lo influye doblemente para sus libros: por un lado, está su imagen para encarnar a un sheriff, pero también lo introduce en cierto tiempo de estafador americano, aquel que toma aquello que quiere, y ahora nuestro actual presidente de Estados Unidos es algo así». Cuando se le pregunta a Polito si cree que Trump puede haber leído alguna vez a Jim Thompson, responde tajante que «no creo que lea nada».

Por su parte, el joven Jim Thompson se movió en todo tipo de oficios antes de consagrarse exclusivamente a la literatura, ya sea como trabajando en un hotel o empleado en una obra. Sobrevive a todo ello con lecturas, convirtiéndose Karl Marx en uno de sus autores de cabecera. «Marx le dio el lenguaje con el que poder entender la vida. Fue una gran influencia en Thompson porque ve en él las soluciones económicas», subraya el biógrafo del autor de títulos de clásicos como «1.280 almas», «Los timadores» o «Asesino burlón». Otras influencias literarias fueron el «Don Quijote de la Mancha» de Cervantes y los ensayos de Sigmund Freud, imprescindibles para su trabajo dibujando la psique de sus complejos y oscuros personajes.

Robert Polito llegó a su escritor a través de un artículo en el que se hablaba de él aparecido en la revista estadounidense «The New Republic». «Me causó gran impresión. En ese momento vivía en Cambridge y me fui a la mejor librería de Boston para buscar sus novelas. La primera que leí fue “Una mujer endemoniada” y me impresionó su realismo, con diferentes oscuros finales. Instintivamente pensé de dónde viene todo lo que hay en este libro», aseguró el biógrafo. De allí surge la titánica empresa de escribir «Arte salvaje. Una biografía de Jim Thompson».

El libro, que en nuestro país publicó Es Pop Ediciones, contiene los testimonios de buena parte de aquellos que lo conocieron y lo trataron, empezando por su familia más cercana. «Fue muy interesante hacer la investigación porque la pude hacer en el momento justo, cuando aún vivían muchos de los testigos, como primos, hermanas, gente que estuvo con él en el colegio. Cinco años después habría sido imposible este trabajo», subraya Robert Polito.

La huella de Jim Thompson es profunda y su sombra alargada. El periodista no puede eviatr la tentación de preguntarle a Polito si ve cerca algún digno sucesor del escritor. No lo duda ni un instante: su relevo natural se llama James Ellroy.

Últimas noticias