MENÚ
sábado 20 julio 2019
09:56
Actualizado

Forn dará la batalla a Colau en Barcelona al frente de la candidatura de JxCat

Asegura que se presenta contando con la ganadora de las primarias del PDeCAT, Neus Munté, y que trabajarán los próximos días y semanas el conjunto de la lista electoral

  • El exconseller de Interior, Joaquim Forn (c) en una foto de archivo
    El exconseller de Interior, Joaquim Forn (c) en una foto de archivo /

    Efe

Tiempo de lectura 4 min.

23 de enero de 2019. 14:40h

Comentada
Montse Espanyol.  23/1/2019

Joaquim Forn ha confirmado esta mañana, a través de una carta publicada en Twitter, que liderará la candidatura de JxCat a la alcaldía de Barcelona. Pese a que había dado su palabra al juez Pablo Llarena de que abandonaría la política y que a su abogado, Javier Melero, no le hace mucha gracia que su cliente diera este paso. Forn era el relevo natural de Xavier Trias al frente de la reinventada mil y una veces lista convergente. Entró como concejal de Barcelona en 1999 de la mano de Trias de quien ejerció de número 2. Juntos lograron un hito histórico, desbancar de la alcaldía de Barcelona a los socialistas después de 32 años de gobiernos ininterrumpidos –Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu–. Pero su sueño de redibujar un nuevo proyecto para Barcelona apenas duró una legislatura, durante la cual, Forn ejerció de primer teniente de alcalde y gestionó las carteras de Seguridad y Urbanismo. Ada Colau, activista de la PAH, arrebató contra todo pronóstico las riendas del Ayuntamiento de Barcelona a Trias y a su equipo, que sólo hace una legislatura aún concurrían bajo las siglas de CiU. Forn se estaba preparando desde la oposición para sustituir a Trias y recuperar la alcaldía para los independentistas. Pero su proyecto saltó por los aires. Aceptó la oferta envenenada del ex presidente Carles Puigdemont de encabezar la conselleria de Interior pocos meses antes del 1-O. Le tocó gestionar los atentados del 17 de agosto de Barcelona y Cambrils y el referéndum del 1-O, que lo ha acabado llevando a prisión.

La Fiscalía le acusó por rebelión. El 2 de noviembre de 2017 fue a declarar a la Audiencia Nacional y la juez Carmen Lamela dictó prisión incondicional. Desde entonces, lleva encerrado más de 14 meses. El 21 de diciembre de ese mismo año, dejó su escaño, pero esta estrategia jurídica no funcionó. EL Tribunal Supremo no le levanta la medida de prisión provisional. Y ahora dice que después de meditarlo durante meses con su círculo más íntimo y con la federación del partido en Barcelona, “he tomado la decisión de encabezar una candidatura integradora, solvente y transversal para ganar la alcaldía de Barcelona”.

Aunque Trias contaba con Forn para relevarle, con este trueque, Carles Puigdemont se sale con la suya. Porque como Forn está encarcelado, el número dos de la lista tendrá un papel crucial. Y el número dos, pese a no confirmarlo todavía, será Elsa Artadi, persona de su confianza. La portavoz del Govern estuvo esta semana en Lledoners para abordar la confección de esta candidatura transversal. Su salida del Govern abrirá una crisis que obligará a buscar sustituto.

“¡Adelante @quimforn. Barcelona necesita un equipo con liderazgo, plural, sin sectarismos, abierto al futuro y ligado al país. La capital de Cataluña en buenas manos! Exclamaba Puigdemont a través de su cuenta de Twitter.

Menos contento está Puigdemont con la número tres de la lista Neus Munté, que aspiraba a ser la alcaldable del PDECAT, pero ha accedido a ser relegada en la lista soberanista. Forn habla de ella en su carta: “Me satisface saber que cuento con el talento, la experiencia y el compromiso de Neus Munté”. A lo que la ex consellera del Govern de Artur Mas respon de vía Twitter “La mejor noticia que nos podías dar @quimforn. Contigo al frente, trabajaremos con más fuerza para construir la mejor candidatura al servicio de las personas y la ciudad. Contaremos con tu experiencia y gran conocimiento sobre Barcelona.

“Tengo Barcelona en la cabeza y el corazón”, dice Forn en su carta, “la he pisado de arriba abajo”. Muestra de que la conoce bien ha sido publicar hoy la carta que Ada Colau ofrece por la tarde la tradicional conferencia en la que el alcalde de Barcelona de turno desgrana sus proyectos políticos cada principio de año. Su anuncio empañará el discurso de Colau, que se comprometió a hacer un debate con Forn desde la cárcel en caso de que el ex concejal diera el paso de presentarse como candidato. Durante 18 años ha sido concejal y se presenta con la intención de “dar continuidad al proyecto que empezamos con Xavier Trias, esta vez liderado por mi y con mi sello personal y el del equipo que me acompañará en este reto”. Quiere que en su lista haya algunos de los concejales con los que lleva años trabajando. Él fue quien introdujo a Mercè Homs al Ayuntamiento de Barcelona. Pero no tiene tanta libertad como desearía, tiene presiones para integrar a los candidatos independentistas, ahora desperdigados, en su proyecto. Ferran Mascarell, uno de los hombres fuertes de Puigdemont en La Crida, por ahora se resiste a ir con Forn, quiere concurrir con un proyecto propio en las municipales. También está la candidatura de Jordi Graupera respaldada por la ANC.

Forn alega que “me presento porque tengo derecho” y “porque no hacerlo, y dar por hecho que me arrebatarán mis derechos políticos, junto con la libertad, sería aceptar y dar por buenas las razones de los que han construido artificiosamente la narrativa que me mantiene en prisión”. “Soy inocente y me siento, pese a la privación de liberta, libre”, dice en la carta redactada desde Lledoners. La semana que viene, a partir del 29 de enero, el Tribunal Supremo ha pedido que los presos sean trasladados a Madrid para afrontar el juicio.

Últimas noticias