MENÚ
lunes 14 octubre 2019
05:44
Actualizado

JxCat se lanza en tromba contra ERC para tratar de remontar y evitar otro “sorpasso”

Artadi y Puigneró afean a los republicanos su vía pragmática el día en que Junqueras y Puigdemont «coinciden» en campaña

  • Ernest Maragall en un acto en Barcelona en el que ha intervenido por vídeoconferencia Oriol Junqueras desde Soto del Real
    Ernest Maragall en un acto en Barcelona en el que ha intervenido por vídeoconferencia Oriol Junqueras desde Soto del Real /

    EP

Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

12 de mayo de 2019. 21:43h

Comentada
Cristina Rubio Barcelona. 12/5/2019

En las municipales de 2015, Esquerra celebró casi como una victoria su segundo puesto en la provincia de Barcelona en número de concejales. Tradicionalmente fuerte en el interior de Lleida y sobre todo en Girona, el partido de Oriol Junqueras vio al alcance de la mano crecer en el cinturón metropolitano y legitimar así su apuesta por el republicanismo. Donde más población hay, más importante es echar raíces.

Conquistar la capital catalana pasó a ser una pieza fundamental dentro de la estrategia coincidiendo con la llegada de Ada Colau y el desalojo de CiU de la alcaldía. Ahora, cuatro años después, tras el estallido del «procés», la descomposición del espacio postconvergente en manos de Puigdemont y la victoria holgada de Esquerra en las generales, las municipales y europeas cobran aún más importancia y se convierten en el segundo «round» de la batalla entre los republicanos y Junts per Catalunya por ser la fuerza hegemónica dentro del soberanismo, con la capital como escenario principal.

Abajo en las encuestas y con la ardua tarea de remontar en dos semanas, la candidata efectiva de los postconvergentes por Barcelona, Elsa Artadi, ha empezado la campaña en tromba y se ha lanzado contra ERC y la lista de Ernest Maragall desde el primer día.

A inicios de semana, la ex portavoz del Govern aseguró que para que no continuara Colau no había que votar al republicano, el viernes cuestionó su edad y ayer enmendó la estrategia de la formación rival: «Vayamos con cuidado, que de tanto ensanchar [la base independentista, como pretende Esquerra] no estemos normalizando cosas que no son normales, y que de tanto ensanchar y ensanchar, no estemos ensanchando a quien está escondiendo que hay represión», aseguró a cuenta de un «tuit» publicado por Maragall. En concreto, el candidato republicano tildó a Joaquim Forn («número uno» de la lista de JxCat al Consistorio por delante de Artadi) de «ciudadano encarcelado», algo que Artadi usó para atacar de nuevo a ERC.

La pugna postconvergente vino también por el lado de Jordi Puigneró, consejero Políticas Digitales del Ejecutivo de Quim Torra. En un mitin en Tortosa con la presencia de Carles Puigdemont por videoconferencia, el dirigente aseguró que el ex presidente encarna «el espíritu de la victoria del 1-O» mientras «otros se dedican a blanquear al PSC del 155 facilitándole la presidencia del Senado, como estamos viendo ya esta última semana», en referencia a ERC.

Los republicanos, por su parte, se centraron en reivindicar una vez más la importancia de la capital catalana en su estrategia. «El proyecto de Barcelona es el proyecto de Cataluña y el proyecto republicano debe ser el de Barcelona», aseguró Junqueras a través de un vídeo desde Soto del Real. Ambos líderes, Puigdemont y Junqueras, también se ven las caras en las europeas del mismo domingo municipal.

Últimas noticias