MENÚ
martes 17 septiembre 2019
17:00
Actualizado

La exposición a la contaminación afecta a la memoria y a la concentración de los niños

El movimiento juvenil Fridays for Future presiona con otra protesta a los políticos dos días antes del 26-M

  • El movimiento juvenil Fridays for Future exige a los políticos electos medidas para frenar el cambio climático
    El movimiento juvenil Fridays for Future exige a los políticos electos medidas para frenar el cambio climático /

    Jesús Hellín EP

Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de mayo de 2019. 14:31h

Comentada
Montse Espanyol Barcelona. 24/5/2019

Niños y adolescentes de todo el mundo han convocado hoy otro paro planetario para reclamar medidas contra la crisis climática. Las tropas juveniles de Greta Thunberg, organizadas como «Fridays for Future» vuelven a salir a la calle para exigir a los políticos que frenen el cambio climático. La protesta coincide astutamente con la víspera de las elecciones municipales y al Parlamento Europeo. En Barcelona, los chavales convertirán el día de hoy en un «viernes reivindicativo».

Su activismo presiona a los alcaldables en el cierre de una campaña en la que, a diferencia de las generales, sí se ha hablado de la emergencia climática. Ya sea cuando se debate sobre el paso del tranvía por la Diagonal o cuando hay candidatos que afirman que quieren convertir Barcelona en la ciudad que lidere la lucha contra el cambio climático. El tiempo los juzgará.

Aitor Urruticoechea, miembro del movimiento «Fridays for Future», trasladó este lunes sus demandas a los alcaldables para hacer la ciudad sostenible. Plantea, por ejemplo, objetivos para reducir el efecto invernadero o aplicar impuestos sobre actividades económicos que puedan generar gases contaminantes. Porque más allá de que la temperatura del planeta sube y la Tierra afronta la extinción de un millón de especies, estudios del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) confirman que la contaminación afecta seriamente a la salud.

En el último fascículo de su serie de investigación, que acaba de publicarse en la revista «Environmental Health Perspectives», dice que han hallado relación, durante la gestación y los primeros años de vida, entre la exposición a las partículas finas de menos de 2,5 micras de diámetro (PM2,5) –que en buena medida provienen de la emisión de los vehículos diésel–, y una reducción de las habilidades cognitivas. «Se trata de la memoria de trabajo, que es el sistema cognitivo que se ocupa de almacenar información para su posterior manipulación y que resulta fundamental para el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de problemas o la comprensión del lenguaje», explica Ioar Rivas, investigadora del ISGlobal, que tiene el respaldo de La Caixa.

Este estudio se suma a otros trabajos del mismo equipo en el que se han observado, por ejemplo, que los niños que van a escuelas en espacios con más contaminación tienen menor desarrollo cognitivo. En esta ocasión, se ha evaluado la exposición atmosférica en el domicilio de los participantes desde la etapa prenatal hasta los 7 años. Como estaban segregados por sexo, se ha visto que la relación entre la exposición a PM2,5 y una menor memoria afecta a los niños, pero no a las niñas. «Existen diferentes mecanismos hormonales y genéticos que pueden hacer que las niñas tengan mejor respuesta a los procesos inflamatorios que causan las partículas finas y sean menos susceptibles a su toxicidad», detalla Rivas. En cambio, una mayor exposición atmosférica a partículas finas afecta a la capacidad de atención ejecutiva tanto en niños como en niñas.

La medidas contra el cambio climáticos de los alcaldables por Barcelona.

Ada Colau propone 50 nuevas hectáreas de zonas verdes y reivindica el tranvía por la Diagonal.

Ernest Maragall apuesta por un «Green New Deal», rehabilitar edificios, instalar placas solares y una tasa de toxicidad.

Jaume Collboni habla de reducir un 40% el consumo energético y las emisiones de Co2.

Manuel Valls urge un gran pacto por la urgencia climática. Transporte público cuando haya alerta por contaminación.

Elsa Artadi sopesa un peaje para acceder a Barcelona .

Josep Bou es el único que no planta cara al vehículo privado y garantiza que cada uno circule como quiera, en coche, bicicleta o VTC.

Anna Saliente de la CUP defiende tasas a las emisiones de Co2.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs