MENÚ
miércoles 27 marzo 2019
01:09
Actualizado

Colau retira el lazo amarillo del Ayuntamiento tras la orden de la Junta Electoral

Se le exigió a la alcaldesa que lo quitase del Ayuntamiento de Barcelona porque «vulnera flagrantemente la neutralidad».

  • Lazo amarillo en el Ayuntamiento de Barcelona.
    Lazo amarillo en el Ayuntamiento de Barcelona.
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

15 de marzo de 2019. 03:17h

Comentada
Cristina Rubio.  Barcelona. 14/3/2019

La Junta Electoral de Barcelona ordenó a la alcaldesa Ada Colau retirar de inmediato el lazo de la fachada del Ayuntamiento de la capital catalana como respuesta a una reclamación del líder del PP a nivel municipal, Alberto Fernández Díaz. El organismo fue contundente en su resolución y se amparó en los argumentos de la Junta Electoral Central (JEC) en la orden a Quim Torra para pedir su retirada en un plazo de 12 horas. Es decir, como máximo de madrugada. Sin embargo, el Consistorio decidió retirarlo antes con el fin de «contribuir a generar un clima de debate electoral sereno y constructivo que se dé en el terreno de la política y no en el ámbito judicial».

«La colocación de lazos amarillos en el mobiliario público, así como otros símbolos o pancartas, banderas esteladas, etc. es un acto que vulnera flagrantemente la neutralidad del Ayuntamiento de Barcelona, toda vez que dichos símbolos exteriorizan la ideología de determinados partidos y personas que concurren al proceso electoral pero no la de la totalidad de la ciudadanía», remarcó el organismo en una resolución a la que ha tenido acceso LA RAZÓN. «Durante los periodos electorales los poderes públicos están obligados a mantener estrictamente la neutralidad política y, por tanto, deben abstenerse de colocar en edificios públicos y otros lugares de titularidad pública, símbolos que puedan considerarse partidistas, y deben retirar los que se hubieren colocado antes de la convocatoria electoral». Por todo ello, la Junta Electoral de Barcelona, el primer organismo provincial que se posiciona, exigió a la ex activista que retirase el lazo amarillo que cuelga de la fachada del Consistorio «en la mayor brevedad posible».

Después de esta resolución, el Gobierno municipal solicitó un informe al secretario general del Ayuntamiento, «que constata la obligación de retirar la simbología y la obligación de la institución de hacerlo de manera inmediata, igual como ya sucedió en las pasadas elecciones del 21 de diciembre», por lo que decidió retirar el lazo amarillo.

La madrugada del miércoles al jueves ya hubo tensión en este sentido. Apenas unas horas después de que Quim Torra lanzara un nuevo pulso al anunciar «in extremis» que el Govern mantendrá los lazos amarillos y las pancartas a favor de la liberación de los presos en los edificios públicos de su titularidad, cinco jóvenes acudieron a la céntrica plaza de Sant Jaume a retirar el lazo que colgaba en la fachada del Ayuntamiento. Ayudados por un palo largo con un gancho, la acción se produjo sin más incidentes hasta que la Guardia Urbana intervino para retener la pancarta y advertir a los activistas de que habían sido grabados. «Eso no puede estar ahí porque lo ha ordenado un juez», aseguró uno de ellos en referencia a la orden de la JEC que afecta al Govern. El consistorio informó ayer de que les ha denunciado en los juzgados.

A primera hora de la mañana de ayer, no obstante, el Consistorio encabezado por Ada Colau volvió a colocar el lazo en un extremo de su fachada. El equipo municipal de la alcaldesa decidió reponerlo de inmediato sin conocer aún el ultimátum de la JEC.

Sobre la negativa de Torra de quitar los lazos y enseñas independentistas, el PP se reafirmó en su idea de acudir a la Fiscalía y Cs pidió a la JEC que traslade una «posible responsabilidad penal» de Torra. También que inste a los Mossos a actuar.

Últimas noticias