Los Casuals se enfrentan a los Mossos en la Audiencia de Barcelona

Aficionados radicales del FC Barcelona en una foto de archivo
Aficionados radicales del FC Barcelona en una foto de archivo

Barcelona- La Audiencia de Barcelona, que juzga a una treintena de «casuals», aficionados radicales del Barça, acusados de varios delitos de extorsión, tráfico de drogas e intento de asesinato, suspendió ayer al mediodía la vista para resolver sobre la petición de la Fiscalía de que se expulsara a los procesados del juicio tras la insólita trifulca que tuvo lugar por la mañana. La presidenta de la sala permitió a los «casuals» seguir lo que queda del juicio, que se encuentra en su recta final, después de preguntarles, uno por uno, si se comprometían a tener un buen comportamiento, a no hacer comentarios durante el juicio y a cumplir las órdenes del tribunal.

El juicio continuó luego con normalidad con la presentación de conclusiones definitivas.

La trifulca, en la que acusados y Mossos d'Esquadra se intercambiaron golpes y empujones, se originó a primera hora cuando uno de los acusados se dirigió al tribunal para protestar por el refuerzo del dispositivo de seguridad desplegado, cuando los acusados fueron conducidos a la Audiencia por efectivos del grupo de élite de los Mossos d'Esquadra. La refriega se saldó con tres procesados heridos leves.