Los expertos de Montoro aseguran que Cataluña no tiene déficit fiscal

Un estudio subraya que la financiación catalana está en la media

La RazónLa Razón

BARCELONA- A la espera de conocer el cálculo definitivo, uno de los tres expertos designados por el Ministerio de Hacienda para elaborar un nuevo método de cálculo para las balanzas fiscales desveló ayer que, según su investigación, en Cataluña no hay déficit fiscal. El investigador del CSIC, Ángel de la Fuente, explicó que con su sistema de cálculo, las cuentas públicas territorializadas, dos de las comunidades más combativas con las balanzas fiscales, Cataluña y la Comunidad de Madrid, están, más o menos, sobre la media.

En el seno de unas jornadas sobre economía organizadas por la Universidad de Girona, de la Fuente señaló que está ultimando un primer informe previo al documento definitivo que se presentará en marzo. De este estudio preliminar se desprende, según sus palabras, que no hay «indicios de cosas raras, ni maltratos ni expolios», pero sí un problema en el modelo de financiación, del que salen excesivamente financiadas Extremadura, Cantabria, La Rioja o Aragón e infrafinanciadas la Comunidad Valenciana, Andalucía o Castilla-La Mancha. A su juicio, Cataluña y Madrid están en la media, por lo que, ante una eventual negociación del modelo de financiación «no deberían verse afectadas por los cambios».

Tras las críticas recibidas de priorizar su sistema de cálculo sobre un estándar mundial como son las balanzas fiscales, el investigador defendió «esta nueva herramienta estadística» ya que se trata de «las balanzas fiscales de siempre» aunque más completas. De la Fuente explicó que la diferencia respecto a la metodología aplicada en 2009 por el equipo de Pedro Solbes es que se desagregará el saldo fiscal en 350 indicadores y que solo se tendrá en cuenta el método de carga-beneficio y no el de flujo monetario.

Los dos métodos

El debate de fondo radica en que incluso en un estándar contable como son las balanzas fiscales existen dos métodos de cálculo. Por un lado está el método de flujo monetario y por otro, carga-beneficio. El primero es el preferido por el soberanismo ya que arroja el famoso saldo negativo de 16.000 millones para Cataluña. Y consiste básicamente en restar los ingresos del Estado de los impuestos recaudados, sin matices. El método carga–beneficio, en el que se basa la nueva metodología, sin embargo, también incluye en sus cálculos inversiones que no se realizan directamente en un territorio pero que tienen su efecto en él, como un cuartel del Ejército en Ceuta. «La idea no es suprimir la balanza fiscal, sino todo la contrario, dar toda la información que hay», añadió de la Fuente.

Tras conocer los datos, el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, tardó poco en convocar una rueda de prensa para dar su punto de vista. Mas-Colell cree que con las cuentas públicas territorializadas, el profesor de la Fuente «privilegia» el método de carga-beneficio, cuando deberían ser utilizados ambos. Mas-Colell confía en tener acceso a los datos.