Los inmigrantes que solicitaron la residencia se redujeron un 12% en 2013

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- El año pasado, un total de 131.726 inmigrantes solicitaron un permiso de residencia en la Oficina de Extranjería de Barcelona, lo que supone un descenso del 14 por ciento respecto al año anterior. Así lo explicó ayer el subdelegado del Gobierno en Barcelona, Emilio Ablanedo, a la luz del balance anual de actividad de la oficina, que es «la que más expedientes tramita de todo el Estado». Ablanedo explicó que la caída de solicitudes se debe a que se ha frenado la llegada de inmigrantes a la provincia de Barcelona: «De los 300.000 expedientes que tramitamos en 2006 hemos pasado a 131.725».

Los procedimientos sancionadores por estancia irregular también se redujeron un 16 por ciento. El año pasado se tramitaron un total de 5.774 procedimientos sancionadores, de los cuales el 44 por ciento acabaron en expulsión, el 34 por ciento en sanción económica –la sanción mínima aplicable es de 501 euros– y el resto se encuentran aún en trámite. El 90 por ciento de las expulsiones realizadas en el 2013 fueron «expulsiones cualificadas», señaló, es decir, «inmigrantes con antecedentes penales y judiciales». En Cataluña hay en este momento 1.200.000 inmigrantes residiendo de manera legal y el colectivo inmigrante más importante de esta comunidad es el marroquí –con 169.000 personas–.