MENÚ
sábado 20 julio 2019
17:35
Actualizado

Los libreros de Sant Antoni no se fían del Ayuntamiento

Los responsables de las paradas sostienen que el espacio que se les ha ofrecido es del todo insuficiente para seguir creciendo

  • Imagen actual del Mercado de Sant Antoni, todavía en obras
    Imagen actual del Mercado de Sant Antoni, todavía en obras
Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

06 de noviembre de 2016. 09:38h

Comentada
Barcelona. 6/11/2016

El pasado jueves empezó a salir el sol para los paradistas del dominical Mercat de Sant Antoni. El Ayuntamiento de Barcelona, después de ofrecerles algunas rocambolescas propuestas de reubicación, tal y como confirmaron hace una semana fuentes municipales a este diario, finalmente ha accedido a que dentro de un año vuelvan al histórico mercado, una vez hayan concluido las largas obras de remodelación. De esta manera se pone fin a una demanda largamente deseada y a la que se había comprometido el anterior equipo de gobierno en el Ayuntamiento. Sin embargo, la solución no aclara algunos aspectos demandados por los libreros que ahora se dan cita cada domingo provisionalmente en la calle Urgell.

Frente a los 750 metros lineales que actualmente tienen los paradistas, el Ayuntamiento solamente accede a proporcionarles unos 500. Según Joan Mateu, presidente de la Asociación de Profesionales del Mercat del Llibre Dominical de Sant Antoni, en declaraciones a LA RAZÓN, «la propuesta del Ayuntamiento no nos permite crecer. Con lo que nos ofrecen podríamos caber todos, pero sería impensable la presencia de nuevos libreros. Cada semana recibimos en la asociación peticiones de libreros serios y solventes que quieren estar con nosotros en Sant Antoni. Por ahora no podemos darles ningún tipo de respuesta hasta que el Ayuntamiento no nos aporte una solución mejor».

Reunión para decidir

El próximo jueves la asociación de socios del Mercat del Llibre Dominical de Sant Antoni se reunirá para discutir la última propuesta del Ayuntamiento. «Por ahora no firmamos lo que nos ofrecen. Si lo hiciéramos sería como dejar morir al mercado»”, apunta triste Mateu, aunque reconoce que desde una semana el consistorio está más dialogante y que «por fin se les han bajado los humos». Porque hasta hace una semana, cuando este diario dio a conocer la situación real de los paradistas, su futuro era estar fuera del recinto modernista, entre las calles Borrell y Tamarit.

Fuentes consultadas por LA RAZÓN explicaron que el Ayuntamiento llegó a estudiar, entre muchas otras, la posibilidad de ubicar los puestos de libros en el Parc Joan Miró, en la calle Tarragona, pero la idea fue finalmente desestimada.

Por todo ello, la lucha no ha acabado y se espera que aparezcan esas soluciones, aunque la cuenta atrás está en marcha. Será en octubre del año que viene cuando renazca el nuevo mercado. «No estamos pidiendo al Ayuntamiento de Barcelona que nos ponga un suelo de mármol en Sant Antoni. Lo único que queremos es más espacio para poder trabajar. Hacerlo en 500 metros sería un error muy grande», matiza Mateu. ¿Acaso los responsables del Ayuntamiento nunca compraron un libro en Sant Antoni? Quizá ese es el problema.

Últimas noticias