Actualidad

Los Mossos piden más agentes ante la «inacción» frente a la inseguridad

El cuerpo exige a la Generalitat que cumpla con sus promesas y convoque nuevas promociones

El cuerpo exige a la Generalitat que cumpla con sus promesas y convoque nuevas promociones

Publicidad

Esta semana fueron los sindicatos de la Guardia Urbana quienes denunciaron el grave déficit de sus agentes en Barcelona para paliar la creciente sensación de inseguridad, sobre todo en lo que se refiere al fuerte aumento de robos violentos, un 30 por ciento, básicamente en el centro.

Una situación muy parecida ocurre en relación con los Mossos d’Esquadra, últimamente, muy molestos con el conseller de Interior, Miquel Buch, teniendo en cuenta que están pendientes muchas cosas, entre ellas, la mejora del material y, lo más difícil, el aumento de personal.

¿Entonces cuál es el problema? La creciente sensación de inseguridad, más en percepción que por datos reales, muy inferiores a otras ciudades, en lo que se refiere a homicidios. De hecho, el balance de homicidios es muy similar al año pasado, cuando hubieron siete homicidios entre los mismos meses de julio y agosto.

Consideran los Mossos que faltan en Barcelona centenares de agentes. El conseller Buch anunció recientemente que se refozaría con 320 efectivos el cuerpo en la capital catalana. Los problemas básicamente son su promoción y su destino.

Publicidad

Aseguran desde el sindicato Uspac, ahora mayoritario, que «estas decenas de agentes se han ganado su plaza en Barcelona, pero por lo tanto ha habido este pequeño aumento de efectivos».

Añaden que se destinaron 137 efectivos a Barcelona, pero lo que «no se explica es que con la resolución de este mismo mes habrá decenas de mossos que marcharán a otras comisarías del territorio, teniendo en cuenta que han ganado su plaza en estos destinos».

Publicidad

Tampoco niegan que hay una cierta fuga de agentes de los Mossos hacia la Guardia Urbana y policías locales. De esta manera, desde Uspac, señalan de los 320 agentes previstos, únicamente serán 183, aunque la cifra real podría ser inferior.

En otro orden de cosas, y en una opinión muy de acuerdo con la vertida por la Guardia Urbana, el sindicato de los Mossos opina que en los últimos años la ciudad ha cambiado, básicamente por dos motivos, como son el aumento de habitantes y un turismo cada vez más masivo, que a su vez está provocando un fuerte aumento de las acciones de los carteristas y también de los robos violentos, que han crecido un 30 por ciento este año en la capital catalana. La consecuencia es que los hechos delictivos han crecido, con trece homicidios este año, nueve desde el 1 de julio, mientras que la plantilla de los Mossos en Barcelona no crece.

Por lo tanto, se requiere al conseller, al Govern y a toda la cúpula de Interior que se tendrían que implementar medidas de carácter extraordinario , como «ofrecer horas extra a un precio digno (que sería aumentar un 50 por ciento el pago por una hora ordinaria)», y también horas con compensación de coefecientes, marcados por el derecho de horarios.

En definitiva, sigue el interminable divorcio entre el cuerpo de la Policía Autonómica y la conselleria de Interior, aunque ahora ha empeorado por la crómica falta de efectivos.