Mas avanza que ve «difícil» cumplir el déficit este año

La Razón
La RazónLa Razón

Cuando apenas quedan 35 días para despedir 2013, la Generalitat prepara ya el terreno para notificar al Gobierno que no cumplirá con el objetivo de déficit del 1,58 por ciento que Cristóbal Montoro impuso a Cataluña para este año. A 6.919 kilómetros, la distancia que separa Barcelona de Nueva Delhi, Artur Mas admitió que es «difícil» que Cataluña cumpla el déficit de este año. Mas replicó al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que anteayer exigió a Cataluña nuevos ajustes para cumplir con el objetivo de déficit, que «nadie puede discutir el esfuerzo de gran austeridad que está haciendo el gobierno catalán ni los éxitos que hemos tenido reduciendo a menos de la mitad el déficit que nos encontramos (del 4,2 por ciento)».

Mas avanzó que «no vale que nos tiren de las orejas a final de año», porque el gobierno catalán está haciendo «el máximo esfuerzo» en políticas de austeridad. Alegó que Cataluña está «infrafinanciada» y volvió a reiterar que se le ha impuesto un déficit «injustos», «desleal» e «imposible de cumplir». Una idea que no se cansó de repetir el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, durante la negociación de los objetivos de déficit para 2013 y 2014, que será para todas las Comunidades Autónomas del 1 por ciento.

Mas insistió en que del mismo modo que España ha pedido más tiempo a Europa para acabar haciendo los deberes, Cataluña también necesita más tiempo porque su situación, en 2010 era objetivamente peor que la de otras Comunidades Autónomas.

Cataluña reclamaba para este año un déficit del 2,1 por ciento del PIB, que es el equivalente al 33 por ciento que se permite al conjunto de las administraciones españolas. Su argumento es que el gasto de las Comunidades Autónomas representa una tercera parte del gasto publico y no una sexta parte que es el déficit que acabó por imponer Montoro.

Mas subrayó desde la India que su gobierno está haciendo un esfuerzo estratosférico para lograr cerrar el año con un objetivo de déficit del 1,58 por ciento. Y pidió al Gobierno, por favor, que no se dedique a acusar a Cataluña de incumplimientos cuando sabe que está haciendo un trabajo «muy duro».

Sin embargo, según avanzó ayer el Ministerio de Hacienda, en septiembre, Cataluña acumulaba ya un déficit del 1,38 por ciento, es el segundo más alto si se exceptúa a Navarra, que se rige por un régimen económico distinto. Cabe decir que todas las autonomías, salvo Baleares, que presenta equilibrio presupuestario, tenían déficit en sus cuentas

Lo peor vendrá en 2014. El objetivo para el próximo año es del 1 por ciento para todas las autonomías, sin excepción. Además, los ingresos por el sistema de financiación autonómica correspondientes al año que viene suponen una caída de ingresos de entre 500 y 1.000 millones.

Para cumplir con el objetivo, Mas-Colell ha ideado unas cuentas en las que prevé una ajuste presupuestario por la vía de los ingresos. Aunque no ha concretado cómo qué activos venderá para ingresar los 2.300 millones que le permitirían cuadrar las cuentas.