Trias permite el uso de banderas independentistas en el consistorio

La Razón
La RazónLa Razón

La comisión de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona fue ayer el escenario de una nueva polémica relacionada con las banderas. Hace unas semanas salió a la luz que una regidora de Horta-Guinardó tenía en su despacho la bandera independentista. Interpelado por el PP, el Ayuntamiento ha decidido cerrar filas y aseguró que cada concejal es «libre» de colocar la bandera que quiera pese a tratarse de un despacho oficial. Paralelamente, la misma comisión aprobó un protocolo para el hermanamiento con aquellos municipios en los que se hable catalán como respuesta a las iniciativas emprendidas desde Aragón y la Comunidad Valenciana.

Así las cosas, el concejal de Presidencia, Jordi Martí (CiU), señaló que no existe una regulación específica sobre si un concejal puede disponer en su despacho de cualquier enseña al margen de las oficiales dado que la Ley de Banderas sólo hace referencia a los exteriores de los edificios municipales. «Es un tema de libertad», zanjó. La portavoz del PP, Ángeles Esteller, sin embargo, respondió a Martí que «no es un tema de libertad. Una dependencia municipal es un despacho oficial de alguien que representa a todos los ciudadanos, y no sólo a una parte». Al PP no le consta que haya otros despachos con enseñas independentistas, pero aseguraron que, a la espera de cómo se posicione el gobierno municipal, «harán un seguimiento» de las banderas.

El Ayuntamiento, además, aprobó el mencionado protocolo para el hermanamiento lingüístico con los municipios del «País Valenciano, Islas Baleares, Cataluña Norte, Fraja de Poniente, el estado de Andorra y L'Alguer», a propuesta de la coalición UpB –liderada por ERC- y que salió adelante con el apoyo del gobierno de CiU y el resto de fuerzas políticas excepto el PP.

«Ávidos»

La iniciativa se debatió en la comisión coincidiendo con la nueva denominación que el gobierno de Aragón ha estrenado para el dialecto del catalán que se habla en la Franja (lapao) y con la aprobación de una proposición no de ley presentada por el PP en las Cortes Valencianas para expresar su «malestar» por una declaración institucional del Consistorio barcelonés en la que habla de «países de habla catalana».

El teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana (CiU), subrayó que ya hace tiempo que se alcanzan acuerdos con municipios, como los valencianos de Algemesí y Gandia, y que este fin de semana se reunirá con la alcaldesa de Mequinenza –municipio de la Franja–, la socialista Magda Godia. Ciurana agregó que muchos municipios estaban «ávidos» del apoyo de Barcelona y que «el catalán les une».