Un informe desmiente el victimismo soberanista sobre las infraestructuras

Un estudio elaborado por Convivencia Cívica Catalana destaca la gran inversión del Gobierno

Cercanías de un Renfe es uno de los ámbitos más polémicos en infraestructuras
Cercanías de un Renfe es uno de los ámbitos más polémicos en infraestructuras

El sector de las infraestructuras es uno de los más importantes argumentos del sector soberanista catalán para reclamar la independencia. Consideran que existe un déficit tremendo respecto a la inversión en este ámbito en Cataluña.

El sector de las infraestructuras es uno de los más importantes argumentos del sector soberanista catalán para reclamar la independencia. Consideran que existe un déficit tremendo respecto a la inversión en este ámbito en Cataluña. Sin embargo, un informe de la entidad Convivencia Cívica Catalana (CCC) desmiente esta falta de inversión.

Su informe «Las inversiones en infraestructuras en Cataluña», analiza la inversión en obra pública en la comunidad catalana de acuerdo a los datos más recientes, incluyendo los primeros meses del nuevo gobierno de Carles Puigdemont.

154 millones

De enero a mayo de 2016, en Cataluña, el Gobierno invirtió en obra pública 153.9 millones de euros, un 71 por ciento más que el nuevo gobierno autonómico catalán (90.2 millones). Así se desprende de los datos de licitación recién publicados por la patronal de empresas constructoras, Seopan.

Por territorios, en las cuatro provincias, el Gobierno ha invertido en lo que llevamos de 2016 más que la Generalitat. Destacan las demarcaciones de Girona, en que la inversión del Ejecutivo duplicó a la del Govern. En Lleida, el Gobierno licitó obra pública por un importe ocho veces superior al ejecutivo autonómico catalán, siempre según la versión de CCC.

Los datos publicados para los primeros meses de 2016 confirman la tendencia ya existente en los últimos años, en que el Gobierno fue la primera administración inversora en obra pública en Cataluña. En conjunto, de 2011 a 2015, el Ejecutivo central ha invertido en la comunidad catalana por un importe de 2.180 millones de euros, un 41 por ciento más que el ejecutivo autonómico (1.549 millones). Estas cifras ponen de relieve datos y cifras que escondent los independentistas.