Vueling cancela tres rutas para mejorar la operativa

Suspende los vuelos nocturnos desde Barcelona a Vilna, Rabat y Moscú. El Govern protesta por no ser informado «por la vía adecuada».

Vueling ofrecerá a los afectados el reembolso o el traslado a un aeropuerto cercano y un transporte posterior
Vueling ofrecerá a los afectados el reembolso o el traslado a un aeropuerto cercano y un transporte posterior

Suspende los vuelos nocturnos desde Barcelona a Vilna, Rabat y Moscú. El Govern protesta por no ser informado «por la vía adecuada».

Los sobresaltos en Vueling no se han acabado y el pulso con la Generalitat tampoco. La aerolínea ha decidido cancelar tres rutas nocturnas desde Barcelona a Vilna (Lituania), Rabat (Marruecos) y al aeropuerto de Sheremetievo en Moscú para mejorar la operativa este verano, una medida que irritó a la Generalitat por no haber sido informada a tiempo.

Según informaron a Efe fuentes de Vueling, la medida ha sido incluida en el plan de contingencia que exigió el Ministerio de Fomento a la aerolínea para hacer frente a los meses de julio, agosto y septiembre, tras el caos del primer fin de semana de julio. Vueling aseguró que se trata de «cancelaciones tácticas» realizadas porque son rutas nocturnas, lo que permite empezar de manera más eficaz los vuelos de primera hora de la mañana, y tienen baja demanda.

Además, a partir de 2017 cambia la normativa europea sobre el descanso de tripulaciones y Vueling está estudiando cómo llevarla a cabo. La aerolínea ofrece a los pasajeros afectados el reembolso del dinero o, si lo prefieren, les ofrece llevarlos al destino más cercano operado por Vueling y, después, hacerse cargo del transporte hasta llegar a la ciudad a la que quieren viajar. Las rutas de Vilna y Rabat se cancelarán en agosto y la de Moscú en el mes de septiembre. Todas ellas estaban previstas en la programación de verano.

El conseller de Territorio, Josep Rull, reprochó a Vueling que no haya informado a la Generalitat de la cancelación de tres vuelos desde El Prat, lo que supone una «sacudida importante» en la confianza depositada en la aerolínea, por lo que a partir de ahora serán más contundentes.

En una comparecencia parlamentaria junto al conseller de empresa, Jordi Baiget, a petición propia para informar del caos sufrido por la compañía aérea a principios de mes, Rull explicó que la Generalitat no se ha enterado de la cancelación de los tres vuelos «por la vía adecuada», ya que la aerolínea no informó al Govern en la reunión de la comisión de seguimiento del lunes.

Según el conseller, la aerolínea no informó a la Generalitat en la reunión de la comisión de seguimiento celebrada el lunes ni tampoco en la del martes con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Un portavoz de Vueling explicó que la aerolínea no informó a la Generalitat de la cancelación de los tres vuelos por un problema de «descoordinación interna», y aseguró que no hay ninguna intención de ocultar datos al Gobierno catalán.

El caos de principios de julio

El secretario de infraestructuras de la Generalitat envió una carta a Vueling porque, según Rull, para continuar con el proceso de confianza mutua necesitan que a partir de ahora todos los elementos estén sobre la mesa. Rull y Baiget explicaron que las actuaciones de la Generalitat en relación con la crisis de Vueling, que originó cancelaciones de 50 vuelos, que afectaron a 8.000 personas y provocaron numerosos retrasos a unas 56.000 personas el primer fin de semana del mes, lo que derivó en un caos en el aeropuerto de El Prat.

Según Rull, el pasado 29 de junio ya tenían una reunión prevista con Vueling para explicar los problemas de retrasos y cancelaciones que la compañía venía sufriendo en semanas anteriores y que canceló un día de antes. Rull calificó el nivel de afectación en el aeropuerto de El Prat por el caos de Vueling de «muy alto» y subrayó que es un tema muy relevante pese a que «desgraciadamente» no tienen capacidad «para tomar las decisiones que corresponderían».