Vuelve la «turismofobia» de la CUP

La agrupación Endavant, cercana a los anticapitalistas, sabotea comercios turísticos antes de la campaña de verano

Los miembros de la agrupación, cercana a la CUP, pusieron cola en diversos candados de diferentes locales
Los miembros de la agrupación, cercana a la CUP, pusieron cola en diversos candados de diferentes locales

La agrupación Endavant, cercana a los anticapitalistas, sabotea comercios turísticos antes de la campaña de verano.

Barcelona sigue siendo una de las ciudades más turísticas del mundo, y de hecho el registro de pernoctaciones no ha sufrido grandes altibajos en los últimos años, aunque sí que cabe destacar que hubo un ligero descenso tras los atentados ocurrido en La Rambla de Barcelona.

No obstante, en los últimos dos años, como mínimo, la ciudad ha sufrido diversos actos incívicos, a menudo relacionados con la denominada turismofobia. Y siempre con el mismo origen, el entorno de la CUP.

Endavant, otra organización cercana a la formación anticapitalista, difundió ayer un video, a través de las redes sociales, en el que se veía a sus integrantes poniendo cola en los candados de diferentes comercios vinculados al negocio del turismo.

«Más seguridad»

El presidente del grupo popular en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, reclamó ayer a la alcaldesa, Ada Colau, «un nuevo Plan de Seguridad, para luchar con firmeza y eficacia contra la delincuencia y también contra los incívicos que no respetan las normas de convivencia», en referencia a este tipo de hechos.

Cabe recordar que en julio de 2017, cuatro encapuchados, al parecer muy próximos a Arran, otra de las agrupaciones cercanas a la CUP, asaltaron un bus turístico de la ciudad, causando un fuerte susto a los pasajeros, pinchando las ruedas. Hubo un fuerte revuelo político en el Consistorio, mientras que Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) puso una denuncia y calculó en 1.800 euros el coste de los daños causados. Empieza la temporada plena de turismo en Barcelona, en julio y agosto.

Fernández anunció que el grupo del PP presentará en el pleno de mañana una propuesta en este sentido, entre otros. El edil popular también se refirió a los citados ataques contra intereses turísticos. Al respecto, pidió que el Ayuntamiento se persone como acusación particular en estos casos. «Atacando el turismo se ataca la ocupación, la actividad económica y las inversiones», afirmó.

Asimismo, el edil popular recordó que «el Plan de Seguridad que aprobó Colau hace dos años es claramente ineficaz, ya que la delincuencia se ha disparado en Barcelona y el Ayuntamiento ha bajado la guardia en seguridad». De hecho, respecto a los delitos, Colau pidió recientemente más agentes de los Mossos d'Esquadra, petición rechazado por la conselleria de Interior.

Alberto Fernández propuso la ampliación de la plantilla de la Guardia Urbana, y también que se ofrezca la posibilidad de incorporar pistolas Taser, tal y como ahora empiezan a usar los Mossos en Girona, y progresivamente en el resto de Cataluña, y con toda seguridad a partir de agosto en Barcelona. «Por la falta de policías, los delincuentes se sienten seguros, y la gente más indefensa», lamentó.