Cataluña

Xavier Tintoré: «Los exosomas multiplican por 30 o 40 la potencia del tratamiento con células madre»

La Clínica Exolife es el primer centro de España de medicina biológica aplicada que usa el poder curativo del propio cuerpo humano para curar enfermedades

La Clínica Exolife es el primer centro de España de medicina biológica aplicada que usa el poder curativo del propio cuerpo humano para curar enfermedades

Publicidad

La Clínica Exolife es el primer centro de España de medicina biológica aplicada que usa el poder curativo del propio cuerpo humano con exosomas para la curación de diversas enfermedades.

- ¿Qué son los exosomas?

-Son vesículas que secretan las células y que son el mecanismo de comunicación entre células. Es decir, la célula va a secretar esta vesícula, que va a llegar a otra célula, la cual a su vez va a integrar esta vesícula, que le va a transferir una información.

-¿De qué manera pueden ser estos exosomas útiles para la medicina regenerativa?

Publicidad

-Nosotros lo que aprovechamos son los exosomas que proceden de células madre. Al proceder de una célula que tiene capacidad de diferenciarse a diversos tipos de células o tejidos, la información que va a llevar este exosoma es información regenerativa. Lo que utilizaremos es la información regenerativa que tiene este exosoma para reparar tejidos. Así pues, al infiltrar exosomas en un tejido que está dañado, éste se va a integrar en las células del tejido y va a hacer que estas células se vuelvan a dividir y se regeneren.

-¿Cómo se manipulan esos exosomas? Es decir, ¿cómo se extraen y cómo se vuelven a implantar?

Publicidad

-Lo primero que hay que hacer es sacar un poco de grasa del paciente, unos 50 centímetros cúbicos aproximadamente. Lo que hacemos es aspirar un poquito de grasa con anestesia local y de esta grasa nosotros, por un tratamiento enzimático, vamos a separar lo que son las células de grasa de las células madre y una vez hemos separado estas células madre, extraemos el exosoma por un proceso de microfiltración. Después lo pasamos por un filtrómetro de flujo, que es una máquina que te mide células y partículas, y nos va a decir la cantidad de exosomas que tenemos para cada tratamiento. Es decir, validamos que en esa muestra tenemos un número determinado de exosomas porque sabemos qué cantidad de exosomas necesitamos para cada tipo de lesión. Por último, infiltramos el exosoma en la zona donde tengamos la lesión. La infiltración no ha de ser exactamente en el punto de la lesión, sino cerca. La ventaja es que al ser una partícula tan pequeñita, lo podemos infiltrar con una aguja muy fina, con lo cual es un método muy poco invasivo.

-¿Tiene algún tipo de efecto secundario? ¿Qué ventaja o beneficio supone el uso de los exosomas respecto a las técnicas convencionales?

-No tiene ningún efecto secundario porque los exosomas vienen de tus propias células. Cuando nosotros hacemos terapia con células y ponemos células para reparar un tejido, la célula lo que va a hacer es secretar el exosomos y éste es el que se va integrar en el tejido y va a tener el efecto reparador, pero el resto de la célula queda ahí como un detrito y el cuerpo lo va a tener que eliminar. Cuando nosotros hacemos terapia solamente con exosomas, la ventaja es que podemos poner mayor cantidad de exosomas y ponemos solo la parte que lleva la información que es eficaz en el tratamiento, con lo cual podemos multiplicar la potencia del tratamiento convencional con células madre por 30 o 40, tranquilamente. Es mucho más eficaz y como además no han de pasar células por la aguja, ésta es mucho más fina y el tratamiento es pues menos invasivo.

-¿Qué aplicaciones tiene en medicina el uso de esos exosomas?

-En realidad las aplicaciones son muy amplias. Se puede recurrir a los exosomas para tratar el dolor crónico, para recuperar más rápido una lesión deportiva, también se puede usar en longevidad, hay muchos estudios que utilizan exosomas para recuperación después de accidentes vasculares cerebrales, se usan también post infarto de miocardio para regenerar el músculo cardíaco... Hay muchos estudios que demuestran la eficacia del tratamiento con exosomas para reparar incluso tejido nervioso y tejido cardíaco.

-En su clínica, se han centrado en tres líneas de actuación: el tratamiento de la longevidad, la inmunoterapia y la medicina regenerativa. ¿Por qué éstas tres? ¿De qué manera se interviene en cada una de ellas con exosomas?

Publicidad

- Nos hemos decantado por estas tres porque son las que en principio se pueden implementar de manera ambulatoria. En medicina regenerativa y dolor crónico lo que se hace es infiltrar en el punto en el que está la lesión. En la inmunoterapia es un poco diferente, porque en el ámbito regenerativo se trabaja a partir de células madre procedentes de la grasa y con la inmunoterapia es algo diferente. Nosotros en inmunoterapia tratamos enfermedades autoinmunes, en las que el organismo crea anticuerpos contra el propio organismo y ahí nace una enfermedad. En este caso pues, lo que vamos a hacer es modular la respuesta inmune, es decir regular la respuesta inmune. ¿Cómo lo hacemos? Pues a través de la sangre del paciente obtenemos unas células, que son las células dendríticas, que son las encargadas de regular la respuesta inmune. De la sangre, vamos a obtener un concentrado de células dendríticas, de las que vamos a extraer el exosoma. Como este exosoma procede de una célula encargada de la regulación de la respuesta inmune, la información que lleva es reguladora. Entonces, este exosoma lo vamos a implantar de forma subcutánea cerca de un área ganglional, es decir o en las exilas o en las ingles o en el área del cuello. Estos exosomas van a ir al ganglio linfático y van a modular al linfocito T, que es el encargado de crear anticuerpos, para que deje de fabricar autoanticuerpos. De esta manera, en las enfermedades autoinmunes conseguimos parar la producción de anticuerpos contra el propio cuerpo. Como son enfermedades que realmente no tienen ningún tratamiento que vaya a la causa y lo que se hace muchas veces es usar cortisona, que para el brote agudo funciona pero a la larga lo que hace es crear otros daños, el tratamiento con exosomas es el único hoy en día que va a la causa de la enfermedad

-¿Por qué en España no hay más clínicas que recurran a los exosomas?

-Creo que el exosoma es algo relativamente nuevo y pienso que es cuestión de tiempo que se implante. Creo que la medicina regenerativa va más hacia el uso de exosomas que de células. También es verdad que el proceso no es tan fácil.