Agricultura prepara medidas para rebajar las sanciones de la UE

Para el año que viene se esperan entre 9 y 18 millones en multas, aunque se confía en rebajarlos a 10

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, durante la presentación del aforo citrícola para esta campaña
La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, durante la presentación del aforo citrícola para esta campaña

La Conselleria de Agricultura se encuentra inmersa en la preparación de diversos planes de acción para intentar rebajar las sanciones que la UE impondrá el año que viene por la falta de control en las ayudas del sector. Estas multas se espera que oscilen entre los nueve y los 18 millones de euros, aunque desde el Departamento dirigido por Elena Cebrián se muestran confiados en que la multa se rebaje a los diez millones.

Los planes de acción pasan por tomar medidas para subsanara los errores que se han venido produciendo hasta el momento, como por ejemplo programas informáticos para mejorar los controles en el campo, dada la imposibilidad de aumentar el número de informáticos destinados a este fin. El secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, explicó que es importante que desde Bruselas se aprecie un esfuerzo para solucionar las deficiencias, «que es lo que el anterior Gobierno no hacía».

La tasa de error en la concesión de ayudas no puede superar el dos por ciento. A partir de ese nivel se imponen las sanciones, como la de seis millones de euros que recayó sobre la Comunitat Valenciana. La Generalitat cuenta con seis meses para realizar este devengo, de lo contrario tendrá que pagar intereses de demora.

Respecto a los expedientes que se encuentran abiertos en este momento, cada uno de ellos se halla en una fase distinta. En algunos se ha abierto ya el procedimiento de reintegro, en otros se están presentando alegaciones y en otros se están manteniendo las primeras reuniones con los representantes de Bruselas.

La sanción de 6,1 millones de euros recibida el pasado mes de septiembre hace referencia a los programas de frutas y hortalizas desde 2007 y la ayuda específica de apicultura de 2011, y obedece a la «deficiente gestión» de ayudas europeas «en los últimos años», tal y como explicó la consellera de Agricultura.

De cara a las próximas sanciones, la Conselleria deberá realizar una provisión en sus presupuestos para hacer frente a las mismas, aunque por ahora no está definida cuál será esa cantidad.

El «deficiente control» al que se refiere Bruselas responde, según Cebrián, a una «mala dirección» y a la «falta de personal para realizar las tareas de inspección en las ayudas y subvenciones agrícolas europeas gestionadas» por la Conselleria, que «desde hace tiempo no cuenta con capacidad para poder realizar las inspecciones».