Bonig quiere que el congreso del PP valenciano sea el primero tras el nacional

La presidente del PP valenciano, Isabel Bonig, que acaba de cumplir un año al frente del partido, aseguró que va a intentar que, tras el congreso nacional del PP, el del PPCV «sea el primero y de forma rápida», y adelantó que en ese cónclave se introducirá «algún retoque» en la estructura actual, surgida del congreso de 2012.

Sobre la labor de oposición llevada a cabo en este año, la también portavoz del grupo popular en Les Corts se pondría de nota «un notable alto, casi sobresaliente, aunque suene presuntuoso», pues considera que el partido ha sabido «armarse y formar una oposición dura y contundente, y leal cuando ha habido que serlo». Por el contrario, califica con un «suspenso» al Gobierno valenciano, porque opina que no tiene «ninguna gestión, pero sí mucho odio, mucho rencor y mucho sectarismo», características con las cuales «no se puede gobernar».

«Aunque el poder une mucho, los veo muy divididos y muy debilitados, y con muchas posibilidades de que tengan que adelantar las elecciones autonómicas», asevera Bonig, quien afirma que, por el contrario, el PPCV es «un partido unido», en el que existen distintas opiniones, porque no son «de pensamiento único».Añadió que «la crítica, siempre que se haga en el seno del partido y sea constructiva, es absolutamente fundamental para que el partido evolucione», afirma la dirigente popular, que asegura que tienen unidad de mensaje y actuación, pero luego cada uno ve los temas de una forma.

Sobre las relaciones con la dirección nacional del PP, asegura que son «muy buenas» y de «colaboración total», mientras que con la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá afirma que «mantienen las relaciones», aunque «hay algunas cosas en las que, evidentemente», no coinciden.