Cuesta niega que favoreciera a su hermano pues apenas tenía trato

José y Luisa Cuesta facturaron a contratistas de Emarsa

Esteban Cuesta se despide de  la ayudante de su letrado (delante) tras prestar ayer declaración ante el juez Ríos
Esteban Cuesta se despide de la ayudante de su letrado (delante) tras prestar ayer declaración ante el juez Ríos

El ex gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, negó ayer que hiciera «chantajes» o aceptara «sobornos» de los contratistas de Emarsa en forma de contratos con la empresa que constituyeron su hermano José Ramón y su hermana Luisa, de nombre Exae.

El ex gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, negó ayer que hiciera «chantajes» o aceptara «sobornos» de los contratistas de Emarsa en forma de contratos con la empresa que constituyeron su hermano José Ramón y su hermana Luisa, de nombre Exae.

Su Señoría no pudo ser más claro en su pregunta al imputado: «¿los pagos hechos por tres empresas a Exae obedecen una comisión o peaje o soborno hecho a usted por empresas proveedoras de Emarsa a dichas empresas mediante la tramitación de expedientes de contratación artificiosos o ficticios donde se infringían los principios de concurrencia y publicidad realmente o mediante la adjudicación de contratos sin que existiera expediente de contratación alguno?».

Cuesta, que solo contestó a las preguntas del juez, del fiscal y de su abogado, respondió obviamente que no.

Tan solo reconoció que en dos ocasiones alguno de los empresarios que trabajaban para la planta le preguntaron si conocía «a un agricultor con maquinaria» y que él dio el teléfono de su hermano.

Cuesta relató cierta desvinculación familiar que no viene al caso, e incluso ciertas tensiones con la herencia de su padre. En ello sustentó su afirmación de que nunca favoreció a la empresa que montaron sus hermanos.

Sin embargo, esta firma facturó en 2005 y 2006 más de 150.000 euros a Proemisa, Prodaem e Ivem. También recibía ingresos mensuales del ex jefe de informática de Emarsa, conocido como Chanin, y dijo Cuesta que era por un caballo que le cuidaba.

Admitió también que en la finca de su hermano en Casas Ibáñez descargaron al menos siete camiones de fango de la depuradora de Pinedo, porque su hermano tenía experiencia «ya que ya había esparcido lodos de la depuradora de Casas Ibáñez».

En otro momento de la declaración, Cuesta achacó a Arnal la responsabilidad en la tramitación de los expedientes de contratación y dijo no poder indicar «qué personas concretas de Emarsa tenían encomendada la función de tramitar expedientes» porque desconocía «en quién se apoyaba Arnal».