MENÚ
viernes 19 julio 2019
01:12
Actualizado

«Compromís quiere manejar Hacienda. Van a por la pasta»

Asegura que no pactará con los socialistas, a los que denomina el «PSC valenciano» porque ha cedido la Comunitat a los nacionalistas de Compromís entregándoles la educación y la televisión pública

  • «Compromís quiere manejar Hacienda. Van a por la pasta»
    /

    Kike Taberner

Valencia.

Tiempo de lectura 8 min.

21 de abril de 2019. 11:03h

Comentada
Alicia Martí .  Valencia. 21/4/2019

Cree en el momento de Ciudadanos (Cs), un partido con el que se compromete a no dejar pasar ni al nacionalismo ni a los corruptos. Este actor metido a político va a por la Presidencia de la Generalitat.

-Dice Ximo Puig que tan inconstitucionalista es ir en contra de las autonomías como del independentismo. ¿Está de acuerdo con él?

-A mí lo que me parece una vergüenza es que su partido no haya ejercido las competencias que tiene para luchar contra el independentismo. Es inmoral que con tal de conseguir el poder le haya entregado el futuro de nuestros hijos, la educación, al nacionalismo más rancio como es el de Compromís, lo que me parece una vergüenza es que el PSC valenciano haya entregado, como pasó en Cataluña, la televisión a Compromís para que cree su mini TV3. Cada vez está más lejos del constitucionalismo y de la idea progresista de España.

-Afirma que los niños llevan a Marzà (conseller de Educación) en sus cabecitas, ¿está diciendo que les impone el nacionalismo?

-Por supuesto, se está imponiendo una lengua, cada vez es más dificil estudiar en español en la Comunidad. Marzà ha creado una red de 204 escuelas públicas de tres a seis años en las que no se estudia ni una sola hora en español. Eso es ilegal y el señor Puig lo permite, está muy a gusto con una cosa así. Ha comenzado el adoctrinamiento como ya lleva muchos años en Baleares. Si siguen gobernando nos llevarán a una situación tan insostenible como en Cataluña.

-Se refiere al PSPV como al PSC valenciano. ¿Cuándo saltó el PSPV esa línea?

-En el momento en el que, con tal de llegar al poder, Ximo Puig, yo le llamo el Rajoy valenciano, blandito con la corrupción y cediendo al nacionalismo, entrega el futuro de nuestros hijos al más talibán de Compromís, que es Marzà. Yo nunca sería un presidente al que la señora Mónica Oltra le dictara los deberes. A esto hay que sumar la cesión de la televisión pública a Compromís. Ximo Puig, que siempre ha sido muy nacionalista, dio un paso vergonzoso y trasformó al PSPV en el PSC valenciano.

-Le obsesiona el asunto de la educación... ¿cuál es la prioridad de Cs?

-Lo primero que haré es garantizar el ahorro de 750 millones al año para eliminar barracones. Acabaré con las listas de espera, garantizaré recursos para la gratuidad de las escuelas de cero a tres años, recuperaré el derecho a elegir la lengua en la educación. Eliminaré el requisito lingüístico y los impuestos injustos como Sucesiones y Donaciones. Bajaré el de Patrimonio y el IRPF que nos pone en una de las comunidades más caras.

-¿Cuál es su modelo lingüístico?

-Libre elección sobre la lengua vehicular.

-¿Cuándo saldrá un niño dominando el inglés de la escuela pública?

-Ni el PP ni el tripartito han hecho nada. Estudian las mismas horas que cuando yo era pequeño. Los niños en las escuelas públicas de Madrid tienen una educación bilingüe. Mi hijo estudió en una y tendrá una ventaja competitiva frente a los valencianos. Me he comprometido a que acabarán el Bachillerato con un nivel de C1, pero además a que, de manera gratuita, puedan dedicar este mes de julio a hacer deporte y a practicar inglés. Además, iré dotando de recursos a las escuelas públicas para implantar lo más rápido posible esa mejora en inglés.

-¿Y las concertadas?

-Hay que priorizar la pública.

-Dice que no pactará con el PSPV. ¿Sin excepciones?

-No pactaré con el PSC valenciano, pero no seamos ingenuos, Puig quiere volver a ceder al nacionalismo más antiguo, el de Compromís, el futuro de nuestros hijos. Ahora, la señora Mónica Oltra ha dicho que ya no va a rescatar personas, no lo ha hecho, ha rescatado a los suyos llenando las Administraciones de enchufados, ha dicho que quiere la Conselleria de Hacienda. Alerto de esto. El nacionalismo valenciano ya no disimula. Quiere meter la mano en nuestros bolsillos. Van a por la pasta. Hay que impedirlo.

-¿Ni para evitar esto que describe pactaría con el PSPV?

-No. Vamos a sacar al tripartito. Las encuestas nos dicen que estamos a punto de conseguirlo. Estamos a uno o dos diputados de despedir a esa pesadilla que es el tripartito valenciano. Aspiro a liderar un acuerdo a la andaluza.

-¿Ha purgado el PP sus pecados de corrupción? Hasta ahora no querían pactar.

-No, (Isabel) Bonig es la heredera de Camps, estuvo en su Gobierno, pero también creo que Puig es el de Chaves, Griñán, Susana Díaz, los dos partidos están igual

-Pero sí pactaría con el PP

-Claro, pero también pactamos en el pasado con el PSOE y ahora hemos dicho que, por una cuestión de emergencia autonómica, no lo haremos con el PSC valenciano. No me fío de Bonig ,que no dijo ni «mu» del Gobierno de Camps donde todos sabíamos que se estaban cometiendo absolutas barbaridades, además de su mala gestión. Bonig no entró en la plaza de toros y dijo, ¿quién paga esto? Haré como Juan Marín en Andalucía, le obligaré a firmar un acuerdo en el que nos comprometamos con valores de regeneración democrática a acabar con los chiringuitos que también existen aquí.

-¿Qué no aceptará de VOX?

-Aspiro a un pacto a la andaluza pero liderándolo yo y en eso preferiría no pasar pantallas. Entiendo el cabreo de los votantes de Vox, entendí en su día a los de Podemos. Es la gente que quiere reventar el sistema porque sienten que desde un lado y desde otro les han tomado el pelo. Aspiro a convencerles y a que me voten recordándoles que nadie ha peleado más en el Congreso contra el nacionalismo y la corrupción. Aparte de recuperar estas libertades, existe un problema económico del que se ocupará Albert Rivera desde Moncloa y yo desde la Generalitat. Es necesario crear más trabajo y de mayor calidad.

-¿Apoya que las entidades que defienden conceptos como Països Catalans reciban dinero público?

-Conmigo acabarán las ayudas públicas al pancatalanismo. Sin duda. Es insoportable que reciba dinero público una gente que amenaza libertades en Cataluña, da golpes de Estado, que acosa a demócratas y a constitucionalistas y que invita a las televisiones públicas a los etarras o a los de Terra Lliure.

-Esta medida estaba propuesta en una ley que aprobó el PP, la de Señas de Identidad. La mitad de Cs votó a favor de su derogación y la otra mitad se abstuvo.

-Tengo clarísimo que no habrá dinero público para esas entidades. Quien me conozca no tiene duda de que lo haré. Ni un euro para «Tele Compromís» y acabaré con todas las políticas lingüísticas del tripartito.

-¿Cerrará À Punt?

-Lo que no hace falta es «Tele Compromís», una televisión sectaria que a mí me oculta, que la dirige una señora que hizo campaña en redes sociales por Compromís, igual que la directora de informativos, que tiene presentadores que han estado en las listas de Compromís y que tiene un consejero que me insulta públicamente. Si À Punt está como está es porque quienes la dirigen son unos ineptos y además nos han mentido porque no han conseguido ni el 20 por ciento de inversión en publicidad que prometieron. Deben dimitir. Cuando haces una televisión y tienes el uno y pico de audiencias demuestras dos cosas: que eres irrelevante y que Compromís está anclado en el siglo XX.

-¿Mejorará la financiación Albert Rivera?

-Sin duda alguna, porque tiene la suficiente valentía para decir lo mismo en todas partes y porque no apoya privilegios de otras comunidades como sí hace el PP o el PSPV. No quiero un presidente cobarde que se arrodilla ante el nacionalismo, le cede competencias y recursos y nos maltrata. Quiero uno que nos trate a todos por igual.

-Más allá de la financiación hay una cuestión vital, la condonación de la deuda histórica. ¿La apoya?

-Se nos debe tratar bien. Haciendo dos diferencias. No es lo mismo la que se arrastra debido a la infrafinanciación, que una por montar embajadas en el extranjero, llevar a cabo votaciones ilegales... Se debe premiar a los que nos hemos comportado bien. Denuncio una deuda de 8.500 euros al año por valenciano que nos creó el PP y que el tripartito sigue haciendo que crezca. Es una situación muy grave e insostenible.

-El FLA se ha convertido en el único instrumento para que el Consell pague sus facturas. ¿Hay alternativa?

-No quiero la caridad de Pedro Sánchez ni su campaña electoral, que es lo que está haciendo. Quiero que nos den la financiación que merecemos para no depender del FLA.

-Conseguir el cambio llevará su tiempo.

-No si el que nos preside es Albert Rivera. Si lo hace el PP o el PSOE no se va a solucionar en la vida. Rivera hará este cambio gobierne quien gobierne en cada Comunidad Autónoma. Es importante, porque es un problema que se tiene que arreglar de manera multilateral. Las comunidades deben tener recursos suficientes para garantizar educación, la atención social, la sanidad, la dependencia. Mientras tanto no se puede seguir engordando la deuda y dedicar recursos a inutilidades.

-Hay otra cuestión que casi enfrenta tanto a las comunidades como la financiación, el agua ¿Cuál es su apuesta?

-En primer lugar, dejar de echar al mar el equivalente al trasvase del Ebro cada año. Es una absoluta vergüenza que haya una depuración que podría permitir que contáramos con ese recurso cada año y también son necesarias infraestructuras necesarias para repartirla.

-Los regantes reclaman el trasvase del Ebro.

-Quiero que se mantenga el que ya existe y que no se eche al mar el equivalente al trasvase del Ebro.

-La representación con la que Cs acabó la legislatura tiene muy poco que ver con cómo comenzó. Dos portavoces parlamentarios, cuatro se fueron a los no adscritos criticando imposiciones de Madrid... ¿No se eligió bien?

-Son ellos los que no eligieron bien. No quiero hablar de ellos, les deseo la mejor suerte del mundo.

-Apenas quedan diputados de la legislatura anterior en la nueva lista.

-El partido ha crecido mucho y hay un par de diputados que se van a dedicar a funciones orgánicas. Tres se van a competir por la Alcaldía de su ciudad. Siento perderles, pero tengo una lista extraordinaria. Hay gente que sabe lo que es pagar una cuota de autónomo, son profesores de instituto, catedráticos de universidad, catedráticos, ingenieros. Veo entusiasmo en la militancia. Cada vez hay más, es una especie de ola.

-¿Qué percepción le llega de la calle?

-Hay mucha gente cabreada en una Comunidad donde primero el PP nos robó y ahora estos nos engañan. Hay muchas ganas de tener un gobierno del que sentirse orgulloso. Ha puesto problemas sobre la mesa para tapar la ineficacia de la gestión y recibo quejas todos los días por temas la lengua, la educación, la sanidad. Claro es que es alucinante, pero lo primero que hizo la (Carmen) Montón (ex consellera y ex ministra de Sanidad) fue colocar a una amiga suya a dirigir el hospital La Fe, ni más ni menos. También se quejan de la subida de impuestos.

EL PERFIL

Lleva como diputado en el Congreso desde 2011. Primero fue con UPyD, luego con Ciudadanos. Ahora aspira a ser presidente de la Generalitat y va a por todas. Es directo y muy claro, arremete sin pudor contra derecha e izquierda y por eso se ha generado ya más de un enemigo, sobre todo entre aquellos que se enmarcan dentro de ideologías más progresistas. Casi nadie ha olvidado aún que se dedicó a interpretar personajes de ficción. Ahora ensaya el papel de aspirante a jefe del Consell. Afirma que el cambio es posible en la Comunitat y que si llega no quedará ni un nacionalista.

Últimas noticias