El Consell hará un plan de pagos para los 140 millones de deuda social

Sánchez Zaplana afirma que se pueden usar varios mecanismos de pago

La consellera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana
La consellera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana

La Conselleria de Bienestar Social usará cualquier fórmula o vía alternativa de financiación que le permita acometer nuevos proyectos y seguir atendiendo a los diferentes colectivos, con quienes intentará alcanzar un «pacto social» donde el diálogo será la premisa máxima y no se les impondrá «nada». Así lo aseguró a Efe la consellera Asunción Sánchez Zaplana, quien considera viable establecer un calendario de pagos para saldar la deuda de cerca de 140 millones que este departamento mantiene con distintas entidades.

Sánchez Zaplana, que llegó hace poco más de un mes a la Conselleria procedente del Ayuntamiento de Alicante, donde ocupaba el cargo de concejal de Acción Social y Medio Ambiente, se ha marcado como objetivo garantizar el sostenimiento de las prestaciones sociales.

El Departamento que dirige cuenta para 2013 con un presupuesto de 691 millones, el 70 por ciento destinado a discapacidad, dependencia y mayores, y aunque la cifra es algo inferior a la del año anterior afirma que se cubrirán las expectativas en una parte muy importante.

«La cercanía y escuchar a las personas, entidades y colectivos que me competen es fundamental, yo no podría trabajar de otra manera». Para ella, los servicios sociales «son una muestra de la sociedad y los colectivos que trabajan dentro del mundo del bienestar social, también».

Sánchez Zaplana destaca que el pasado 28 de diciembre pudieron hacer un pago de 120 millones, a cargo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), a sectores como discapacidad, mayores, menores y dependencia, aunque todavía quedan pendientes de abonar alrededor de 140 millones.

En el cobro de la deuda a corto plazo, incluye a algunos colectivos a los que no se les pudo pagar con los fondos del FLA que se recibieron en diciembre. Además, «se nos ha pedido y creo que es viable que se establezcan calendarios o planes de pago con distinto colectivos», aunque recuerda que éstos funcionan con diferentes fórmulas de gestión, ya que algunos dependen de órdenes de subvenciones y otros tienen conciertos o líneas nominativas. «Cualquier fórmula o vía alternativa de financiación que permita acometer proyectos nuevos y seguir trabajando para atender a los colectivos y las entidades la vamos a utilizar». Insiste en que además del FLA hay otras fórmulas de financiación, como los fondos europeos.