El Consell introduce en los Presupuestos 1.300 millones ficticios

La ahora vicepresidenta, Mónica Oltra, denunció ante el Tribunal Superior de Justicia al anterior Gobierno por realizar la misma operación, contar con 1.100 millones inexistentes

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, y el conseller de Hacienda, Vicent Soler, presentaron ayer los Presupuestos
La portavoz del Consell, Mónica Oltra, y el conseller de Hacienda, Vicent Soler, presentaron ayer los Presupuestos

Para que el Presupuesto de la Generalitat valenciana del año que viene se pueda cumplir, no solamente se debe reformar el sistema de financiación en 2016, es decir, ya, sino que en esta modificación el Gobierno de turno tiene que considerar que la Comunitat necesita, por lo menos, 1.300 millones de euros más. En caso de que esto no suceda, las cuentas valencianas contarán con un agujero de dicha cantidad.

Esto sucedería porque el Consell ha introducido en los Presupuestos del próximo año una partida bajo el título de «Nuevos ingresos constitucionales» en los que se cuenta con 1.300 millones de euros que la región recibiría si la financiación autonómica se reformara, algo que, evidentemente, no está asegurado.

A principios de este año, la ahora vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, como líder de Compromís, denunció ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) a los representantes del anterior Gobierno por realizar la misma operación, solo que bajo una nomenclatura distinta. El PP exigía 1.100 millones de euros a través de un Fondo de Competitividad, y Oltra lo denunció por introducir esta cantidad «sin fundamento legal». El TSJ archivó la denuncia.

«En aquel momento dijimos, ‘si este Gobierno lo puede hacer, el próximo también», admitió ayer Oltra, aunque indicó que en este caso «existe una cobertura legal, porque tenemos derecho a ese dinero».

Además advirtió de que «si no llegan por la reforma del sistema, tendrán que hacerlo por otra vía, no vaya a ser que España no se rompa por Cataluña» sino por las discriminaciones entre ciudadanos, aunque matizó que no se trataba de una advertencia independentista.

La vicepresidenta presentó los Presupuestos junto al conseller de Hacienda, Vicent Soler, después de que el proyecto de Ley de las cuentas fuera aprobado por el pleno del Consell. Hoy se entregarán en Les Corts para que se inicie el trámite parlamentario.

Aparte de los 1.300 millones de euros «en el aire», los Presupuestos de la Generalitat para el año que viene aumentan un 0,9 por ciento -incluyendo a las empresas públicas- hasta llegar a los 18.370 millones de euros, pero bajan un 0,2 por ciento sin tenerlas en cuenta (17.155).

Ahora bien, las operaciones no financieras, es decir, las acciones políticas de este Consell, aumentan un 2,4 por ciento, desde los 13.001 millones de euros, hasta los 13.314 para el año que viene. Soler aseguró que han intentado ajustar los gastos «lo más posible a la realidad», puesto que en el caso de Sanidad, por ejemplo, las diferencias entre lo presupuestado y el gasto real era «tremenda».

El aumento del presupuesto para operaciones no financieras sin variar prácticamente la cantidad de dinero con la que se cuenta, es posible por la reducción del servicio de deuda. Esta se debe a la bajada de los tipos de interés (306 millones menos de gasto) y a los 3.642 millones de euros que pagará el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

El conseller calificó de «irresponsabilidad política» exigir a la Comunitat Valenciana un techo de déficit del 0,3 por ciento con la actual financiación y aseguró que es una «deslealtad» requerir que la región reduzca su deuda del 40.000 a 33.000 millones.

No obstante anunció que para 2016 la Comunitat recibirá 1.048 millones más por el modelo, debido a que se incrementan las entregas a cuenta en 400 millones y la liquidación del modelo será de 1.245 millones. En total, la región percibirá 9.120 millones, más las cantidades que se le asignen a través del FLA.