El Consell vende las depuradoras y plantas de residuos por 180 millones de euros

Imagen de la depuradora de Pinedo, gestionada en la actualidad por Aguas de Valencia y SAV
Imagen de la depuradora de Pinedo, gestionada en la actualidad por Aguas de Valencia y SAV

La venta de recursos públicos es una de las grandes bazas de la Generalitat para conseguir ingresos extra, si bien hasta ahora no ha funcionado como se esperaba. Sedes de Conselleries y entidades públicas están a la venta desde hace año y aún no se han liquidado, supuestamente porque las ofertas no han sido lo suficientemente altas.

Pero la Generalitat ha introducido en los Presupuestos de 2014 un nuevo activo del que desprenderse y sacar rédito: las plantas de tratamientos de residuos y las depuradoras. El precio por el que van a salir al mercado son 180 millones de euros, y los adjudicatarios están por ahora, más que claros.

Aguas de Valencia y la Sociedad de Agricultores de la Vega de Valencia son las empresas que ya han anunciado que están más que interesadas en adquirir estas instalaciones. Es lógico teniendo en cuenta que la primera es la principal compañía de gestión del agua de la Comunitat Valenciana, mientras que SAV está especializada en gestión de residuos y depuración de agua.

Por el momento se desconoce cómo saldrán a la venta, es decir, si lo harán por paquetes o de forma conjunta pero, en todo caso, las dos empresas pujarán por las instalaciones. De hecho, en la actualidad ya gestionan la depuradora de Pinedo, desde que saltó el caso «Emarsa».

En el caso de las depuradoras de agua se pueden plantear conflictos de intereses en algunas de ellas entre la empresa compradora (Aguas de Valencia) y alguna de sus competidoras, en especial, Aguas de Barcelona, principal rival de la firma valenciana.

Se podría dar el caso de que alguna de estas instalaciones tenga en la actualidad un contrato vigente con la firma catalana, y pase a ser gestionada por Aguas de Valencia.

En cuanto a la cifra requerida para la venta, es exactamente la misma que hay presupuestada por la venta de edificios públicos. Hasta ahora en la partida de ingresos por enajenación de bienes de los presupuestos, constaban 180 millones de euros por la venta de edificios, y la cantidad actual es de 360 millones al añadir la enajenación de las depuradoras y las plantas de residuos.

Es de esperar que con estas instalaciones no suceda lo mismo que con las sedes públicas a la venta. Mientras que estas son inmuebles con un precio elevado y para los que debes contar con un negocio con el que sacarle partido al edificio, las depuradoras serán adquiridas por empresas que ya están introducidas en el mercado, son compañías muy implantadas y desarrolladas que no tendrían ningún problema en sacarles rédito a las instalaciones, más bien al contrario.

De hecho, el del agua y los residuos son negocios muy rentables y seguros, atractivos pues para cualquier firma privada.

Si Aguas de Valencia se hiciera con estas depuradoras, doblaría en número a su rival, Aguas de Barcelona.

Otra fuente de ingresos que baraja la Generalitat para el año que viene es la venta de viviendas a extranjeros, sobre todo a ciudadanos rusos.