El IVAM marida arte y alta cocina para abrir el apetito

Los autores presentan su exposición
Los autores presentan su exposición

La nueva exposición del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) no solo estimula el intelecto y las ganas de conocer el arte en todas su expresiones, ahora también abre el apetito.

Dentro del ciclo «Arte y Gastronomía», el museo valenciano presentó ayer las exposiciones «El bodegón recuperado» de Francesc Guillamet y «Enografías» de Miquel Francés.

Ambos autores valencianos, uno profesional de la fotografía y otro aficionado, maridan su buen hacer para ofrecer un conjunto de 50 instantáneas y un audiovisual en el que se pone de relieve que la cocina es arte y el arte bebe los vientos por la gastronomía.

Las muestras, que estarán en exhibición hasta el 21 de julio en la galería 8 del IVAM, son complementarias y exhiben el gusto de estos dos artistas por los pequeños detalles que se cuecen en los fogones.

En «El bodegón recuperado» Guillamet, el considerado como el mejor fotógrafo culinario del mundo y el encargado de retratar las creaciones de El Bulli, el Celler de Can Roca o las delicias que nacen de las manos del pastelero valenciano Paco Torreblanca, exhibe su exquisito tratamiento de todas las composiciones que estos restaurantes, los mejores del panorama internacional, ofrecen a sus clientes.

Por su parte, Francés se refugia en la comarca del Alforins para retratar los diferentes paisajes del vino. En «Enografías» muestra las diferentes fases de creación del vino a través de un audiovisual en el que adentrarse en un espectáculo diferente.

Durante la inauguración, celebrada ayer por la tarde, el IVAM se convirtió en una pastelería improvisada donde Paco Torreblanca realizó alguno de los dulces que se exhiben en la muestra.

Seguidores del arte y verdaderos «gourmet» se unieron en una experiencia única, en la que se traspasaron los límites de lo pictórico para inundarlos de sabor.