El PSPV condiciona el pacto a la expulsión de los imputados

Puig, dispuesto a negociar el manifiesto de Fabra y el recorte de escaños

El secretario general , Ximo Puig, ayer en la interparlamentaria que celebró el PSPV ayer en Alicante
El secretario general , Ximo Puig, ayer en la interparlamentaria que celebró el PSPV ayer en Alicante

El PSPV, que repite una y otra vez su disposición a sentarse a negociar con el jefe del Consell, exige para firmar el manifiesto la expulsión de los nueve diputados del grupo popular imputados. Según explicaron fuentes socialistas, no es compatible llegar a un acuerdo par combatir la corrupción que está «dañando» la imagen de la región valenciana con que estos parlamentarios sigan desempeñando su labor en la Cámara «como si nada».

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, aprovechó su mensaje de Año Nuevo para hacerle a la oposición, y también a la sociedad civil, una oferta difícilmente rechazable: una alianza para mejorar la imagen de la Comunitat Valenciana y defender los intereses de sus ciudadanos, exigiendo una financiación autonómica «más justa» y la ejecución del Corredor Mediterráneo. Sin embargo, este acuerdo de mínimos puede convertirse en un punto más de separación entre las principales fuerzas políticas.

Fuentes de Blanqueries afirmaron que para el secretario general del PSPV, Ximo Puig, no se puede llegar a un trato «mientras el PP bloquea de manera sistemática todas las Comisiones de Investigación que se plantean en Les Corts».

El punto del manifiesto que parece generar menos controversia es el de exigir el cambio del modelo de financiación autonómica. En este sentido, ya se han producido algunas conversaciones. El líder socialista ya llevó dicha petición al Congreso de los Diputados, que fue rechazada por entender que no era el momento de debatirla. Pide, por tanto, que Fabra «no se limite a reivindicar de palabra una mejor financiación, sino que ejerza el poder que tienen sus parlamentarios en el Congreso para reclamarlo con fuerza».

Es la misma actitud que Puig solicita para defender el Corredor Mediterráneo.

Dichas fuentes resumieron la postura del PSPV frente a dicho manifiesto señalando que la premisa fundamental para Puig es que el presidente «demuestre que es capaz de anteponer los intereses de los valencianos a los de su partido».

Los dos formaciones mayoritarias también han de negociar la reducción de diputados que propuso el presidente. El PSPV, que no ha afirmado tajantemente estar de acuerdo con la iniciativa, insistió ayer en discutir también el recorte de altos cargos de la Generalitat, medida que, según los socialistas, supondría un ahorro anual de nueve millones de euros.

Por otra parte, el secretario general, que celebró ayer una interparlamentaria en Alicante junto a diputados y senadores, criticó que el Consell se comporte como una «fábrica de construcción de parados» debido a sus impagos. «No es posible que la Generalitat deba a todo Dios, ¡hasta a los colegios de monjas debe!».