MENÚ
lunes 14 octubre 2019
09:55
Actualizado

La doctora Carmen Mir realiza una novedosa cirugía robótica para extirpar un tumor renal

El Hospital Imed Valencia realiza por primera vez una nefrectomía parcial asistida por Da Vinci

  • El Hospital utiliza la cirugía robótica para tratar intervenciones en la próstata, cirugía bariátrica y ginecología entre otras
    El Hospital utiliza la cirugía robótica para tratar intervenciones en la próstata, cirugía bariátrica y ginecología entre otras /

    La Razón

Valencia.

Tiempo de lectura 2 min.

11 de octubre de 2019. 12:12h

Comentada
V. R.  Valencia. 11/10/2019

La cirujana Carmen Mir ha realizado una nefrectomía parcial (quitar solo el tumor, no el resto de riñón) asistida por el robot Da Vinci en el Hospital IMED Valencia. Esta operación supone un importante adelanto para los pacientes aquejados de un tumor renal. La operación asistida por el equipo robótico permite una mayor precisión al cirujano y atacar únicamente la zona afectada, respetando el resto del riñón que en muchas operaciones realizadas de manera tradicional tenía que ser extirpado en su totalidad.

La operación a través del equipo robótico Da Vinci, según una nota del centro hospitalario, reduce el tiempo de la intervención, disminuye el clampaje arterial y el tiempo de isquemia, en el que el riñón tiene ausencia de riego sanguíneo con el riesgo que ello conlleva para el órgano por falta de oxígeno que puede generar daños irreversibles.

Esta operación también es menos invasiva puesto que el cirujano realiza pequeñas incisiones hasta llegar al tumor y una vez localizado la extirpación se realiza de manera precisa sin afectar a tejidos sanos. La reconstrucción del tumor y los puntos también se han realizado a través del robot Da Vinci manipulado por la uróloga Carmen Mir. La precisión en este tipo de intervenciones es muy alta debido a la presencia de cuatro brazos que sostienen, sin temblar y sin soltar, los instrumentos endoscópicos y la cámara que da visión detallada de la intervención.

El sistema permite la extrema movilidad de los instrumentos endoscópicos, aportando mayor rango de movimiento y más precisión, permitiendo también realizar movimientos intracorpóreos en todos los sentidos del espacio simulando intuitivamente los de la mano humana.

Para la doctora Mir este tipo de intervención supone un gran adelanto puesto que «salvar parcialmente el riñón es muy importante ya que se reducen los riesgos cardiovasculares futuros en el paciente y la función renal no se ve tan afectada como con la extirpación total. Siempre es mejor contar con los dos riñones, aunque sea parcialmente que con un único riñón».

Este tipo de intervenciones reduce el dolor post operatorio y el tiempo de hospitalización.

Últimas noticias