La licencia que anula las obras del Palacio del Temple la autorizó el Gobierno de Zapatero

Delegación de Gobierno no descarta pedir compensación por frenar la rehabilitación. Recuerda que la demora en el fin de los trabajos les cuesta miles de euros en alquiler

El Ayuntamiento de Valencia ha revocado parte de la licencia de obras del Palau del Temple
El Ayuntamiento de Valencia ha revocado parte de la licencia de obras del Palau del Temple

Delegación de Gobierno no descarta pedir compensación por frenar la rehabilitación. Recuerda que la demora en el fin de los trabajos les cuesta miles de euros en alquiler

La paralización de parte de las obras que se llevan a cabo en el Palacio del Temple, sede de la Delegación del Gobierno, tienen su origen en una decisión que tomó hace seis años el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pues fue el Ejecutivo socialista, tras informe favorable del Instituto Nacional de Patrimonio, el que aprobó el proyecto de rehabilitación de este edificio histórico, según confirman fuentes municipales.

Pero la decisión del Ayuntamiento de Valencia de revocar parte de la licencia de obras de este palacio no ha sentado nada bien a sus residentes, que consideran que la demora supone un perjuicio económico tanto para ellos como para la empresa encargada del proyecto. Por ello, y pese a que esperan que el diálogo ponga fin cuanto antes al conflicto, no descartan pedir algún tipo de indemnización que compense, por ejemplo, el gasto en alquiler de la sede (dos plantas) que ahora ocupan en un edificio de la céntrica y cara calle Colón y que les cuesta cada mes miles de euros.

Además, según explican fuentes de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, la firma encargada de la rehabilitación del edificio histórico de la Plaza del Temple, también podría reclamar alguna clase de compensación por la modificación de los términos de la licitación de la obra.

Con todo, desde la institución que dirige Juan Carlos Moragues insisten en llegar a un acuerdo que evite llegar a estos extremos. En este sentido, anunciaron que un grupo de técnicos del Ministerio de Cultura viajará a Valencia este misma semana para reunirse con los del Ayuntamiento y revisar el proyecto.

El pasado viernes, el Consistorio capitalino acordó suspender parte de las obras debido a que unos sobreelevados de una nueva edificación no se ajustan a la normativa vigente ni al plan especial de protección.

El Ayuntamiento concedió en 2009 una licencia de obras solicitada por la Delegación de Gobierno para la rehabilitación y reforma de este palacio. Una licencia que contaba con el visto bueno del Instituto Nacional de Patrimonio (entonces en manos del Gobierno de Rodríguez Zapatero).

El permiso incluía la eliminación de elementos impropios y la construcción de un edificio de cuatro plantas, dos sobreelevadas, recayentes a la calle Los Maestres, fuera del ámbito protegido. Sin embargo, este proyecto tuvo que modificarse debido a la aparición de hallazgos aqueológicos, por lo que en 2013 se suspendieron todos los trabajos. Finalmente el pasado mes de julio, cuando se solicitó una última aprobación, las obras se retomaron, pero hace unos días, la Concejalía de Urbanismo detectó que los sobreelevados «no se adecuaban a la normativa que protege a un bien patrimonial» y procedió a la suspendió cautelar.