La línea roja de Fabra: nueve altos cargos y dos diputados

Fabra apartó de su Ejecutiva a las personas imputadas

El presidente Fabra a la llegada a la Cámara de Comercio de Alicante donde almorzó con el Comité Ejecutivo de este organismo

Valencia- El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha tratado de dejar su imprenta en las medidas tomadas para apartar a aquellos sobre los que pesa la duda de la corrupción. Hasta ahora, cargo de la Administración autonómica que ha sido imputado, cargo que ha sido destituido. Este es el ámbito en el que se ha aplicado con más facilidad la «tolerancia cero» contra la corrupción. No ha habido excepciones, de ahí que haya generado inquietud entre los escalones inferiores del Consell. Nueve altos cargos se han quedado por el camino. Alexandre Catalá y Josep Maria Felip, dejaron sus cargos en la Conselleria de Sanidad y Bienestar Social, tras conocerse su imputación por el «caso Cooperación»; Ignacio Bernácer, cesó de la Epsar, imputado en el caso Emarsa; Luis Lobón, secretario autonómico de Turismo y Jorge Vela, ex director general de la Ciudad de las Artes, cesaron por su imputación en «Nóos»; Ricardo Calatayud, de RTVV, y Dora Ibars, directora general de Promoción Institucional fueron destituidos por su imputación en «Gürtel».

Por último, José Manuel Vela, ex conseller Hacienda, dimitió poco antes de su imputación en la supuesta filtración de documentos al exconseller Rafael Blasco y Carlos Fabra como presidente de Aerocas tras abrirse juicio oral contra él.

En Les Corts, las maniobras han sido más complicadas. El exalcalde de Torrevieja, Hernández Mateo, abandonó su escaño cuando se le declaró culpable, entre otros delitos, de prevaricación. También relegó a la categoría de diputados rasos a cinco imputados, Angélica Such, Ricardo Costa, David Serra, Vicente Rambla y el propio Rafael Blasco. Además, constituyó la Ejecutiva del PPCV sin imputados. Aún así, quedan ocho diputados populares a la espera de juicio.