Los agricultores instan a Alicante y Valencia a ponerse de acuerdo en el Júcar-Vinalopó

El secretario general de La Unió de Llauradors exige «sentido común» y poner fin a la «guerra del agua». La Conselleria dice que es cuestión de los regantes y respetan su decisión

Manifestación en Alicante en el año 2005 para que el Gobierno central no cambiara el trazado del Júcar-Vinalopó

El secretario general de La Unió de Llauradors exige «sentido común» y poner fin a la «guerra del agua». La Conselleria dice que es cuestión de los regantes y respetan su decisión

Sentido común y sensatez. Es lo que piden los agricultores de Valencia ante un nuevo capítulo de la «guerra del agua» entre los regantes de esta provincia y los alicantinos. «Así vamos a estar siempre, y lo que hace falta es que nos sentemos y nos pongamos de acuerdo». Son las palabras del secretario general de La Unió de Llauradors, Ramón Mampel, después de que los regantes valencianos hayan dado un paso atrás en el acuerdo cerrado la pasada primavera.

En el mismo se establecía la cesión de doce hectómetros cúbicos desde el pantano de Alarcón para consumo humano y aportes para regadío desde el Azud de la Marquesa (Cullera). Los alicantinos, a cambio de estos recursos, cejaban en su insistencia por la toma de Cortes de Pallàs (aguas arriba) y se hacían cargo de los costes eléctricos de extraer el agua de los pozos.

Mampel indicó que posiblemente este acuerdo se cerró en falso y que ahora es momento de fijarlo. Señaló que hay que tener en cuenta que el Júcar lleva agua hasta Sagunto y a toda Valencia y que la toma del Azud de la Marquesa contiene agua de suficiente calidad para riego. Recordó asimismo que, mientras se discute sobre estos asuntos, no se abordan otras cuestiones importantes para el campo. «¿Para que quiero regar si luego no me pagan el producto?, dijo.

Los regantes del Júcar insisten en que están dispuestos a negociar para abordar este asunto. El secretario general de la Unión Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ), Juan Valero de Palma, recordó que todavía no hay ningún acuerdo firmado y que siguen manteniendo las mismas reivindicaciones.

Por su parte, el presidente del PP de Alicante y responsable de la Conselleria de Agricultura cuando se llegó al acuerdo entre los regantes, José Císcar, afirmó ayer que su partido defenderá el trasvase Júcar-Vinalopó porque es una transferencia «necesaria, ya que «la provincia de Alicante lo necesita». Señaló que «soluciona un problema grave y es una buena opción para los regantes de uno y otro río».

Císcar destacó que «la provincia de Alicante tiene un gravísimo problema de escasez de agua y de sobreexplotación de acuíferos, y el Consell tiene que defender a los regantes alicantinos porque más de un millón de personas y 50.000 hectáreas dependen de ese trasvase».

El secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Alvaro, explicó que, en este caso concreto, la Conselleria no tiene nada que decir, y solo le queda respetar la decisión que adopten los regantes y ponerse a la disposición de los alicantinos para buscar soluciones, entre ellas, las obras del post-trasvase.