Marzà está «tranquilo» ante el posible recurso del Gobierno al plurilingüismo

Desde Conselleria de Educación se asegura que el Ministerio considera «impecable» la ley y se señala las estrategias de PP y Ciudadanos como «juegos partidistas»

Desde Conselleria de Educación se asegura que el Ministerio considera «impecable» la ley y se señala las estrategias de PP y Ciudadanos como «juegos partidistas»

El conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, dijo ayer «estar tranquilo» ante la posibilidad de que el Gobierno central presente un recurso a la Ley de Plurilingüismo.

El PP anunció hace unos días que haría «todo lo posible» para que el Ministerio de Educación actuara jurídicamente después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) declarara la nulidad parcial del texto lingüístico al considerar que vulnera la Constitución Española, contraria la legislación nacional y autonómica y supone una discriminación del castellano frente al valenciano en las aulas.

Marzà explicó que la «única» cuestión que se les ha planteado desde el Ministerio es de cuestión gramatical, en referencia a la utilización del verbo «promover» en el artículo 11 de la ley, por el cual se establece que la Administración «promoverá» el aprendizaje de la propia lengua.

El conseller señaló que es el Estatuto de Autonomía el primero que indica que se promoverá el aprendizaje de la lengua valenciana, y que el modelo de plurilingüismo «es evidente que no pone en cuestión el conjunto de la ley, ni mucho menos». También recordó que durante la tramitación de la Ley de Plurilingüismo se establecieron «contactos» con el Ministerio de Educación y que las aportaciones que desde Madrid se plantearon se incorporaron al texto «de forma literal».

Insistió en que el propósito de la ley «es bien sencillo y claro: queremos que nuestros niños aprendan las tres lenguas, queremos superar las etapa de confrontación, superar el fracaso que supone que los niños no dominen las tres lenguas».

El secretario autonómico de Educación Miquel Soler corroboró las palabras de Marzà y aseguró que, salvo el problema relacionado con el artículo 11, el Ministerio consideró «impecable» la ley. «Ni mirada con lupa se podría recurrir».

«Un juego partidista»

Marzà, tras ser interpelado por el continuo intento de PP y Ciudadanos por tumbar el proyecto, consideró que se trata de «un juego de cálculos partidistas de hacer ruido por hacer ruido. La estrategia «es tirar adelante, haya las posiciones que haya y sentándonos a negociar con quien sea y las veces que sea».