Puig pone en el centro de la reforma económica una Agencia sin presupuesto

Ofrece a los empresarios la Agencia Valenciana de Innovación, que no cuenta con dotación económica para 2016. Encarga a Bravo un plan para desburocratizar la Administración

De izda. a dcha., Federico Félix (presidente de Pro-AVE), Rafael Benavent (Keraben, el presidente de AVE, Vicente Boluda, y el jefe del Consell, Ximo Puig
De izda. a dcha., Federico Félix (presidente de Pro-AVE), Rafael Benavent (Keraben, el presidente de AVE, Vicente Boluda, y el jefe del Consell, Ximo Puig

El presidente de la Generaliat, Ximo Puig, garantizó ayer a los empresarios que pondrá en marcha un proyecto de reforma del modelo económico en el que ellos tendrán mucho que decir. La clave será la Agencia Valenciana de la Innovación, un organismo al que se dio pistoletazo de salida el pasado mes de noviembre, pero que no cuenta con ninguna partida presupuestaria para este año.

No obstante, el encargado de su diseño, el ex conseller socialista Andrés García Reche, cuenta con un despacho propio (aunque se supone que no recibe remuneración alguna) en el Palau de la Generalitat y se cree que mantiene reuniones de trabajo periódicamente con empresarios y sindicatos para aclarar objetivos y funciones de la futura Agencia.

Puig participó en la Junta Directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) a los que agradeció su labor de vertebración y dignificación de la sociedad civil valenciana.

El presidente reeditó una propuesta que, como poco, ya realizó el anterior jefe del Consell, Alberto Fabra. Se comprometió a poner en marcha un plan para «desburocratizar para que realizar inversiones no sea un suplicio».

Defendió que la Administración debe pasar de ser «disciplinaria a otra cooperadora» y también apuntó a que debe haber más espacio de cogestión pública-privada en algunos ámbitos.

Explicó que se trata de un plan trasversal en el que deben participar todos los departamentos de la Generalitat. La coordinadora de la iniciativa será la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas. Los plazos y los detalles de esta medida están todavía por concretar.

En cualquier caso, la agilización de la Administración, es un principio ya defendido por el anterior Gobierno y que supuso, por ejemplo, la creación de las Actuaciones Territoriales Estratégicas (ATE), una figura que tiene como objetivo acelerar los trámites para proyectos que el Consell considere que tienen importancia económica para toda la Comunitat Valenciana.

Sin embargo, las ATE mantienen divididas al Consell. Los cargos de Compromís tienen muy claro que esta figura lo único que potencia es la «especulación», así lo afirma, por ejemplo, el conseller de Economía, Rafael Climent. Mientras que los socialistas, como la consellera de Vivienda y Obras Públicas, María José Salvador, defiende que hay que «repensar» el modelo.

El presidente insistió en que la Comunitat está en un buen momento porque ha recuperado su primer puesto en las exportaciones y hay 50.000 personas más trabajando. «Debemos aprovechar esta nueva coyuntura para alcanzar nuevas metas».

No obstante, admitió que la situación económica internacional es delicada y citó el caso de China y de otros países emergentes.

Sánchez y Rajoy, a «trabajar en serio»

La recomendación a los líderes nacionales del PP y del PSOE, que realizó ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, sonó claramente a reprimenda. Les pidió que trabajen «en serio» y que se ponga a hablar sobre políticas concretas para poder conformar un Gobierno en España. Exigió que no haya «tanto devaneo» porque la situación es «muy compleja». Aunque confió en que un sistema democrático como el español, que es «maduro», encontrará la solución. «Hay que dialogar mucho más». Reclamó también que a los ciudadanos hay que decirles la verdad porque los resultados electorales aritméticos son los que son y no se tienen que hacer «trampas al parchís». Anunció que se reunirá con Pedro Sánchez, a quien recordó que el Comité Federal debe ratificar los pactos.