Todos los policías locales harán un cursillo sobre la violencia de género

El curso se impartirá en cinco sesiones y dará las claves para detectar los posibles casos de agresiones machistas para ponerlos en conocimiento de las unidades especializadas

El alcalde Joan Ribó, condecora al policía de barrio Jorge Martínez
El alcalde Joan Ribó, condecora al policía de barrio Jorge Martínez

El curso se impartirá en cinco sesiones y dará las claves para detectar los posibles casos de agresiones machistas para ponerlos en conocimiento de las unidades especializadas

La totalidad de la plantilla de la Policía Local de Valencia recibirá en noviembre un curso «obligatorio» sobre violencia machista para disponer de las herramientas necesarias para detectar los casos y saber actuar con las víctimas.

Así lo anunció ayer la concejala de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, durante su intervención en los actos de celebración del Día de la Policía Local de Valencia, presididos por el alcalde, Joan Ribó, y en el que se hizo entrega de los reconocimientos al mérito de este cuerpo policial. Tras el acto, Gómez explicó a los periodistas que será «una formación obligatoria para cada policía», que constará de cinco sesiones impartidas por profesionales de la Policía Local, del Poder Judicial, psicólogos y trabajadores sociales.

«Darán las herramientas para detectar señales y saber actuar con víctimas de la violencia de género y sobre todo, cómo ponerlo inmediatamente en conocimiento del grupo especial de la policía local Gamma», señaló Gómez.

La concejala aseguró que «con más de 800 mujeres muertas en diez años, es un problema que nos debe preocupar a todos y no debemos sectorizarlo en una unidad sino que tenemos que implicar a toda la Policía Local de Valencia para solucionar esta lacra».

Durante su intervención, defendió que la Policía Local debe ser «árbitro de las voces ciudadanas y su tarea no debe ser castigar el mal infligido sino prevenirlo» y anunció que invertirán en «medios útiles» y que entre sus retos, además de la lucha contra la violencia machista, está pacificar el tráfico y ordenar la convivencia nocturna, entre otras.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, que presidió el acto, defendió que la labor policial debe estar marcada por «la proximidad, la mediación y la prevención» y valoró que «se abre una nueva etapa también» en el Cuerpo, que deber ser «más cercano al ciudadano», en el que los derechos de las personas «deben ser lo más importante».