Una parte de la Ejecutiva del Bloc se queda sin la última encuesta

Los datos sin cocinar solo podrán revisarse en la sede y bajo vigilancia

Vicent Marzà, Enric Morera y Águeda Micó, en un acto del Bloc
Vicent Marzà, Enric Morera y Águeda Micó, en un acto del Bloc

Los datos sin cocinar solo podrán revisarse en la sede y bajo vigilancia

La semana pasada se filtró a varios medios de comunicación una encuesta pagada por el Bloc, en la que se reflejaba la intención de voto y valoraciones de líderes políticos, entre otras cuestiones. Más allá de los resultados de la misma, lo que más sorprendió a una parte del partido fue que desde la dirección se había decidido dar a conocer a través de los medios antes que a la totalidad de la Ejecutiva.

La parte que no la recibió la solicitó, pero no se la dieron, por lo que ayer insistieron, sin éxito, en la Comisión Ejecutiva. La respuesta fue negativa. Solo tendrán los datos ya interpretados, los mismos que se han pasado a los medios de comunicación. Si quieren el bruto tendrán que consultarlo en el ordenador de la sede y bajo vigilancia.

Desde esta parte del partido critican abiertamente la manera de operar de la secretaria general del Bloc, Águeda Micó. «Tanto pregonar sobre transparencia y no se facilita una encuesta pagada por el partido a todos».

Apuntan a que dentro de esta cocina está el asesor del síndic de Compromís en Les Corts, Carles Villodres y sospechan que haya interpretado las encuestas a gusto de Micó.

Al parecer, los resultados no solo han escocido a esta parte del Bloc. Fuentes de la coalición afirman que a la portavoz de Compromís, Mónica Oltra, tampoco le ha sentado demasiado bien la encuesta.

En primer lugar, porque en ella se afirma que Compromís debe presentarse en solitario a las próximas elecciones. El debate generado sobre este asunto estuvo a punto de hacer saltar la coalición por los aires. Oltra ha sido hasta ahora firme defensora de unirse a Podemos y a EU.

En segundo lugar, por el hecho de que el conseller de Educación, Vicent Marzà, haya obtenido una buena valoración y se le pueda presentar como rival a la mismísima Oltra.

A pesar de que el liderazgo de la vicepresidenta no está cuestionado, podría utilizarse como moneda de cambio en otras negociaciones que a buen seguro se producirán en el futuro.

Comentarios y suspicacias alimentados por el hecho de que no se haya entregado la encuesta ni siquiera a toda la Ejecutiva del partido. De ahí que entiendan que cualquier dato pueda ser utilizado para presionar.