MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
21:37
Actualizado
  • 1

3.000 quejas al mes en Madrid por baches y socavones

El consistorio anuncia la «mayor operación asfalto de la historia» de la ciudad. Vecinos y partidos de la oposición critican la falta de mantenimiento de las calzadas.

  • 3.000 quejas al mes en Madrid por baches y socavones

Tiempo de lectura 4 min.

20 de junio de 2018. 23:57h

Comentada
Nuria Platón Madrid. 20/6/2018

La operación asfalto en Madrid es un clásico del verano desde hace décadas y, este año, el Gobierno de Manuela Carmena ha decidido de una vez sumarse a la moda de todos los agostos: hormigoneras, apisonadoras y calles cortadas. Así lo anunció ayer el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, sin más detalles que la pomposidad de que será «la mayor operación asfalto de la historia de la ciudad» –el mismo titular que utilizó la alcaldesa, Manuela Carmena, en enero de 2017, de 75 millones de los que el año pasado finalmente sólo se destinaron 18 millones a renovar 129 calles–.

Calvo explicó a su vez en la Comisión del ramo que esta inversión en renovación de calzadas y aceras se realiza «tras cinco años de mantenimiento suficiente», puesto que, recordó, que entre 2010 y 2015 el PP «prácticamente no invirtió» en ello y culpó a los contratos integrales de las limitaciones a la hora de asfaltar. Obviaba el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible la última operación asfalto que realizó la entonces regidora, Ana Botella, para renovar 1,6 millones cuadrados de calles en 2014, después de, eso sí, no haber podido dedicar un euro a ello en años anteriores debido a la situación crítica de las arcas municipales.

La reacción de los tres partidos de la oposición ha sido prácticamente unánime en la crítica a la falta de acción del Gobierno de Carmena respecto al «lamentable» estado de las calles. Así, para José Luis Martínez-Almeida, los de Ahora Madrid tienen que asumir que llevan tres años gobernando y señaló que el Área de Desarrollo Urbano Sostenible apenas ha ejecutado el 25% de su presupuesto de inversiones.

Martínez-Almeida recorrió el pasado mes de febrero la ciudad para denunciar el mal estado de las calzadas y detectó baches, grietas y socavones en calles tan importantes como Bravo Murillo, el Paseo de la Castellana, el túnel de Bailén, Entrevías, Atocha, Méndez Álvaro o la calle Prado, pavimentada de adoquines y llena de irregularidades. De hecho, en abril más de 7.000 denuncias se habían recibido en el Ayuntamiento de Madrid respecto al estado de las calles. De esta manera, la preocupación por los desperfectos en el asfaltado de la ciudad se convirtió dicho mes en el segundo mayor motivo de insatisfacción para los ciudadanos de la capital, tan sólo por detrás de la limpieza. Asimismo, desde el PP apuntaron a que gran parte de los problemas «in crescendo» de las calzadas madrileñas se deben en un primer lugar a los desperfectos provocados por las inclemencias atmosféricas, al mal mantenimiento, y a que los asfaltos colocados en los meses fríos no se asientan igual que los realizados durante el verano.

Según le recordó ayer a Calvo el concejal de Ciudadanos, Bosco Labrado, cada mes se presentan más de 3.000 quejas por la mala situación de las calzadas, y el número de reclamaciones se incrementó un 13% en 2017, tal y como refleja el último informe de quejas y sugerencias publicado por el Ayuntamiento de Madrid. «Ahora se descuelgan con que van a hacer en 2018 lo nunca visto, la mayor Operación Asfalto, vamos, que quiere hacer en lo que queda de año lo que no ha hecho en los tres anteriores», afirmó Labrado, que calificó este anuncio del «apretón del vago con un tufillo electoralista».

El concejal socialista Ignacio Benito también criticó la abundancia de baches, aunque lo hizo en otra comisión, la de Medio Ambiente y Movilidad, y tan sólo referido a los que hay en los carriles bus de la ciudad. Así, Benito exigió al Gobierno municipal «asegurar que los pavimentos cumplen con los estándares de calidad» puesto que actualmente se encuentran en «muy mal estado y llenos de baches», un problema que afecta tanto a la seguridad de los viajeros como a la velocidad de circulación de los vehículos de la Empresa Municipal de Transportes y que, aseguró, han denunciado los propios conductores de la EMT.

Carriles-bache

Al respecto, el gerente de la empresa, Álvaro Fernández de Heredia, admitió la mala situación de los carriles bus y aseguró que el centenar sobrado de notificaciones por baches y socavones se han cursado a la Dirección General de Vías Públicas y, de hecho, se han reparado 46 de los avisos dados. Con todo, reconoció que el resto de reclamaciones no se repararán hasta que se ejecute la operación asfalto de este verano.

Se da la circunstancia de que la concesión del principal contrato integral de infraestructuras viarias la tiene Dragados, la misma empresa con la que el Ayuntamiento de Madrid mantiene un pulso debido al mantenimiento de varios túneles subterráneos de la ciudad. Así, al igual que el consistorio de Manuela Carmena trató de «secuestrar temporalmente» dicho contrato para acometer la reparación de los subterráneos, que fue rechazado por los tribunales, también estarían planteando una rescisión del contrato de infraestructuras viarias.

Últimas noticias