52 calles pierden el nombre

El Ayuntamiento dará hoy luz verde en el Pleno al dictamen del Comisionado de la Memoria que elimina las referencias franquistas del callejero. El documento ha recogido 80 alegaciones de las Juntas y ninguna de las propuestas del PP.

El Ayuntamiento dará hoy luz verde en el Pleno al dictamen del Comisionado de la Memoria que elimina las referencias franquistas del callejero. El documento ha recogido 80 alegaciones de las Juntas y ninguna de las propuestas del PP.

Tras meses de discusiones, negociaciones, cambio de las reglas del juego y propuestas de todo tipo, finalmente han sido 52 las vías que el Comisionado de la Memoria Histórica –el organismo al que la alcaldesa Manuela Carmena encomendó la labor de «borrar» del callejero de Madrid cualquier referencia al franquismo– ha incluido en el dictamen que aprobará hoy el Ejecutivo de la capital en un Pleno extraordinario. Tras atender a las alegaciones elaboradas por las distintas Juntas de distrito, que han propuesto hasta 80 modificaciones sobre el último informe del Comisionado (y ninguna de las propuestas del Grupo Municipal Popular), la lista definitiva de calles cuya nomenclatura se cambiará se ha ampliado en ocho nombres más respecto a la propuesta que dicho órgano elaboró el pasado mes de marzo.

De esta forma el equipo de Paca Sauquillo ahora plantea la retirada de la calle García-Morato, que pasaría a denominarse Rober Capa, «el fotoperiodista cuyas imágenes de la guerra son un icono de la resistencia y la dignidad», explicó el Comisionado ayer en una nota. La calle de Carlos Ruiz también modificará su nombre por el de la periodista gráfica que cubrió las guerras alemana y Civil española hasta su muerte, Gerda Taro, quien, además, era pareja de Capa.

Para el paseo del General Sagardía Ramos se propone la denominación paseo de la Maestra María Sánchez Arbós, nombre bajo el que el equipo encargado del dictamen personaliza el papel de las maestras que se involucraron en la renovación pedagógica, «en el objetivo de la escolarización universal». Cambiará la glorieta de Cirilo Martín Martín, que el Comisionado plantea rebautizar con el nombre del pintor y escritor de la Generación del 27, Ramón Gaya.

Un arquitecto fundamental dentro de las construcciones del siglo XX es la sugerencia para cambiar de nombre la calle del Almirante Francisco Moreno, que pasará a llamarse Arquitecto Sánchez Arcas quien, además, fue embajador de la República en el exilio primero en Varsovia y luego en Berlín, dónde murió en 1970.

La calle Capitán Haya, que reconoce al militar de aviación que se unió en Sevilla a la sublevación militar, también desaparecerá del callejero. En su lugar el equipo designado por Carmena prevé renombrar esta vía con el nombre de Poeta Joan Margall, «considerado –explica el Comisionado– uno de los padres de la poesía catalana».

También cambia en este documento el Comisionado el nombre por el que prevé modificar el pasaje del General Mola. En el documento que llevan hoy al Pleno se propone sustituirlo por pasaje de Enrique Ruano, estudiante y miembro del antifranquista Frente de Liberación Popular, que murió el 20 de enero de 1969 al caer desde la ventana de un edificio al que le había llevado la Brigada Político Social.

El paseo del Doctor Vallejo-Nájera se sustituirá por Juan Antonio Vallejo-Nájera Botas con el objetivo, explicó el Comisionado, de evitar la confusión con su padre, el psiquiatra conocido por sus tesis pronazis. «Se trata, por tanto, de una aclaración conveniente», indican los de Sauquillo sobre esta referencia.

Una mujer más

El noveno cambio en la lista elaborada por el Comisionado no llega a ser una modificación porque se refiere a un nombre que ya habían introducido en el informe de marzo: los de Sauquillo han decidido que el militante anarquista que participó en la Guerra Civil realizando una labor humanitaria, Melchor Rodríguez, sustituya a la calle del Puerto de los Leones. En su lugar, hasta ahora, la propuesta era que esta calle del distrito Moncloa-Aravaca fuera renombrada como Lucrecia Pérez, la inmigrante dominicana a la que se considera la primera víctima de un asesinato por racismo en España. Fuentes municipales aseguraron ayer que, tras hacer una revisión del callejero, apareció que ya existía en Aravaca una plaza que lleva el nombre de esta mujer. Tras cerciorarse de que la plaza alude a la misma víctima, el Comisionado ha decidido retirar a Lucrecia Pérez de su propuesta final. Con la salida de la dominicana, y tras la introducción de Gerda Taro y la maestra María Sánchez Arbós, el informe del Comisionado de la Memoria Histórica incluye a una mujer más en su lista de propuestas final.

El último documento elaborado por el equipo que dirige Paca Sauquillo, tras ser ratificado hoy por el Pleno, pasará a la revisión de las Juntas de Distrito a las que Carmena ofreció el pasado febrero la potestad de modificar las nomenclaturas que, afectando a sus distritos, considere cada una de ellas. De hecho, antes de que entrara en vigor esta modificación de la Ordenanza de Memoria Histórica, la concejal presidenta de Tetuán, Montserrat Galcerán, aprobó en enero tres decretos para modificar las calles Comandante Zorita, General Moscardó y General Varela por tres personalidades que, a su juicio, merecen el homenaje del distrito en el callejero: la líder indígena hondureña Berta Cáceres, el militar portugués Antonio Augusto de Seixas y la actriz Amparo Baró.